00

(30/06/2015) Ambos, Donald Trump y Maduro están tremendamente enredados con asuntos fronterizos. El primero, aspirante a la presidencia de los Estados Unidos, quien se hasta el momento se ha creído dueño de muchas voluntades, hizo una serie de afirmaciones contra mexicanos y latinos para finalmente descubrir que sólo es dueño de su dinero pero no de la voluntad de ciudadanos de países vecinos.

Nicolás Maduro, a diferencia de Trump, no ha dicho nada. Tiene miedo de hablar porque toda la situación que se ha presentado con Guyana y el Esequibo, se debe a su inacción e indiferencia. Mientras Maduro está congelado, Guyana avanza obteniendo apoyo internacional que puede ser decisivo al momento de definir el futuro de la zona en reclamación.

Por ello difiere ya por cuarta vez la audiencia donde supuestamente iba a hacer la defensa “heroica” del Esequibo.

 

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación:

Relacionados  ¿Y entonces, para que carrizo sirvió PETROCARIBE?

Deja un comentario