EFE_MATRIMONIOGAY

(01/07/2015) Después de haber quedado tan mal ante el Comité de Derechos Humanos de la  ONU, al gobierno no le quedó mas remedio –para congraciarse con ese comité – que anunciar que aquí en Venezuela también se está iniciando un debate sobre el matrimonio gay.

En efecto, la comisionada del presidente Nicolás Maduro para la Paz y la Vida, Isis Ochoa, anunciara dentro del marco del examen que la ONU aplica a Venezuela, que está planteada la realización de una consulta pública sobre una ley que permita las bodas entre personas del mismo género en Venezuela.

“Hoy (ayer) el presidente de Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, dijo que debemos tomar medidas ante la legislación de la comunidad sexo diversa. Por eso se está haciendo una consulta pública para un debate nacional para la propuesta de ley del matrimonio igualitario en Venezuela”, expresó Ochoa.

El anuncio tiene su origen en el anteproyecto de ley del Matrimonio Civil Igualitario, introducido por la Fundación Venezolana de apoyo a la diversidad sexual (Fundavis) el año pasado y que aún no se ha discutido en las cumbres del poder legislativo. La consulta sobre el boceto de ley contaría con la aprobación de la directiva de la AN en pleno: los diputados Diosdado Cabello, Elvis Amoroso y Blanca Eckhout.

Necesario cambiar la constitución

Según Flor Ávila, abogada especialista en derecho constitucional y en la defensa de los derechos humanos, la aprobación del matrimonio igualitario requiere una modificación considerable de las leyes venezolanas, empezando por una enmienda a la Constitución nacional, que contempla en sus artículos 75, 76 y 77 la protección de la familia constituida por la unión entre un hombre y una mujer.

Ese encabezado de la Carta Magna expresa lo siguiente:

“El Estado protegerá a las familias como asociación natural de la sociedad y como el espacio fundamental para el desarrollo integral de las persona (…) se protege el matrimonio entre un hombre y una mujer, fundado en el libre consentimiento y en la igualdad absoluta de los derechos y deberes de los cónyuges”.

El procedimiento para la enmienda a la Constitución requiere la aprobación en primera instancia de las dos terceras partes de los parlamentarios que conforman la Asamblea Nacional y luego el llamado del Consejo Nacional Electoral a un referendo consultivo sobre la norma.

Ávila explicó que las leyes relativas al registro civil también se tendrían que modificar, porque sólo se están certificando los matrimonios entre un hombre y una mujer. “Pero lo principal recae en la figura de la Constitución y el Código Civil, que establecen la institución del matrimonio”.

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación:

Deja un comentario