01

“Cuando los empleados del banco me dijeron que no podía obtener el dinero, entonces me desmoroné” / Shatzifotiadis

(04/07/2015) Shatzifotiadis, un jubilado griego, rompió en llanto después de recorrer varios bancos que encontró cerrados debido al “corralito griego” y cuando llegó a uno que estaba abierto, el cajero le dijo que no podía retirar los fondos de la pensión de su esposa que sufre  problemas de salud. Cuando los empleados del banco “me dijeron que no podía obtener el dinero”, entonces “me desmoroné”, indicó Shatzifotiadis, sin precisar el motivo de esta  negativa.

“Trabajé muy duro en una mina de carbón y en la fundición”, explica el  jubilado de 77 años. Actualmente, “veo a mis conciudadanos mendigar algunos  céntimos para comprar pan, veo los suicidios aumentar. Yo soy una persona  sensible, no puedo soportar ver a mi país en este situación”, subraya.

02

“Veo a mis conciudadanos mendigar algunos céntimos para comprar pan, veo los suicidios aumentar” / Shatzifotiadis

“Tanto Europa como Grecia han cometido errores. Debemos encontrar una  solución”, asegura Shatzifotiadis.

El jubilado aún no sabe si participará en el referéndum del domingo sobre  las medidas de austeridad propuestas por los acreedores (UE y FMI) de Grecia,  ya que no tiene el dinero para acudir a su colegio electoral situado “a 80  kilómetros de Tesalónica”. A no ser que “mis hijos me lleven en su coche”,  añade.

En Grecia, sólo algunas sucursales están abiertas esta semana únicamente  para los jubilados, mientras las otras permanecen cerradas hasta el martes próximo en  el marco regulatorio de evitar fuga de capitales.

03

“Tanto Europa como Grecia han cometido errores. Debemos encontrar una solución” / Shatzifotiadis

Un fotógrafo de la AFP, impresionado por la situación, inmortalizó el momento: el jubilado de Tesalónica lloraba sentado en el suelo fuera de la sucursal bancaria, con su libreta de ahorros y su cédula de identidad por tierra.

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación:

Deja un comentario