daniel-ortega-venezuela

(16/12/2015) Hasta los aliados más cercanos del difunto Hugo Chávez se le están volteando a Venezuela en estos tiempos postreros de la revolución. De nada valió tanto derroche a través de PetroCaribe ni haber fomentado el enriquecimiento del violador de Nicaragua y su empresa familiar Albanisa. Como dice el refrán: “El dinero no tiene amigos”.

En el siguiente artículo de El Diario Las Américas, se presenta la verdadera cara que muestra Nicaragua frente a los embates que tienen sus aliados rojos de Venzuela.

El mensaje que envían altos funcionarios del Gobierno de Nicaragua liderados por Daniel Ortega, a Venezuela es contundente: si no logran saldar la deuda pendiente en lo que resta de diciembre, el envío de alimentos como leche, café o azúcar a puertos venezolanos corre el riesgo de no concretarse, a lo que se suma la excesiva sobrefacturación que afecta los montos adeudados.

“Aun cuando se reciban en noviembre y diciembre los 59.3 millones por factura petrolera de PDVSA, se habrían sobrefacturado alimentos adicionales al financiamiento anual de 90.4 millones la suma de 23.6 millones, de forma que Nicaragua estaría gestionando financiamiento por 114 millones (…) es decir que no habrían fondos disponibles para el envío de alimentos a Venezuela”, explica López en la carta para ambientar la gravedad del asunto.

Nicaragua se ha convertido en la fábrica de alimentos de Venezuela en el exterior. La nación gobernada por Daniel Ortega, un aliado del fallecido Hugo Chávez, lo logró a través de Albalinisa, una empresa exportadora perteneciente al Consorcio Alba de Nicaragua (Albanisa), ligada estrechamente a la familia presidencial y gestada en virtud del acuerdo petrolero con Venezuela.

Pero con un precio del barril de crudo que bajó los 40 dólares, excesivo endeudamiento para cubrir importaciones y deudas externa, los nicaragüenses, por más aliados del chavismo que puedan ser, están padeciendo la crisis de morosidad del Gobierno venezolano.

Hasta noviembre, entre 54% y 56% se calculaba el índice de escasez en Venezuela, según contaba a este diario Jesús Cacique, presidente de la consultora financiera Capital Market. El también profesor  universitario dijo que “la inflación en el país está alrededor del 196% y 204%, y la caída del Producto Interno Bruto (PIB) es de 10%”.

Relacionados  PetroCaribe en el banquillo de la nueva AN ¡Ya no se puede regalar más dinero!

Qué llueva café

Una letanía de lamentos es lo que se retrata en la carta de los nicaragüenses por la falta de pago: “a través de la estatal Café Venezuela se facturaron para la compra de alimentos 33.2 millones de dólares de los cuales no se ha recibido pago; la CVAL (Corporación Venezolana de Alimentos, adscrita al ministerio de Agricultura y Tierras) facturó 10.3 millones en dólares en alimentos” y tampoco hay pagos.

A través del Sistema Único de Compensación Regional (Sucre), la moneda virtual de la Alianza Bolivariana para los pueblos de América (ALBA), de la que Nicaragua es miembro, se facturaron 50.000 toneladas de azúcar por 23.4 millones de dólares. “El azúcar está ya en Venezuela y no hemos recibido pago”, se reclama. Además, “está en proceso de formalización 40 millones de dólares destinados a cubrir la compra de azúcar, carne y atún”.

El Sucre es un mecanismo monetario que sirve para la canalización de pagos internacionales de las operaciones de comercio recíproco entre sus países miembros: Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela. Si bien es una especie de moneda virtual, los socios del ALBA han sabido obtener dividendos.

Con un profunda crisis de desabastecimiento que desde 2014 se ha agudizado, las importaciones de alimentos desde Nicaragua a Venezuela cayeron 10% de enero a noviembre de 2015, comparando el mismo período del año pasado, cuando se facturaron ventas por 332.2 millones de dólares y ahora 287.6 millones, muestran datos del Centro de Trámites de las Exportaciones de Nicaragua (Cetrex).

Nicaragua, dice el presidente de Albalinisa en su carta, “aun cuando se hayan agotado los fondos para cumplir las compras de Corpovex sigue despachando comida”, pero las cuentas en saldos rojos amenazan con cerrar el grifo.

albanisa

El Diario Las Américas

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: