luto-chavisra


El psiquiatra Roberto De Vries, en el programa La Cola Feliz con Mariela Celis y Nelson Bocaranda, describió las etapas del luto. Cuando usted pierde algo importante, cuando usted pierde a un ser querido, usted está de luto. El luto tiene una primera etapa que es la negación –explica De Vries-, usted no puede aceptar haber perdido ese ser querido o esa cosa querida. La segunda etapa es la ira; a usted le da una rabia inmensa porque perdió eso. Después viene la tercera etapa que es la depresión. Esta le deja a usted en una suerte de gran pesar porque perdió a ese ser querido o a esa cosa que tanto quería o disfrutaba. Y solo en la cuarta etapa vendrá la aceptación de la perdida.

De luto, pues, está una camarilla de funcionarios, dirigentes, altas autoridades del régimen porque perdieron la Asamblea Nacional. Habrá que consultarle a los psiquiatras si están en la etapa de la negación o en la de la ira. Pero de que están bravos están, y realmente perdiendo las casillas.

Lea usted esto:

“….porque contamos con el sistema electoral más confiable, más transparente y el sistema electoral más moderno del mundo entero. Un sistema completamente automatizado que no permite ningún tipo de elemento que vulnere el derecho del voto de los votantes y que vulnere la seguridad del voto del votante y los votantes”.

Eso lo dijo Jorge Rodríguez en elecciones pasadas. El mismo que dijo lo anterior es el que ahora dice que hubo fraude. “Hubo delitos electorales cometidos por la MUD”, leo en el Correo del Orinoco. En El Nuevo País: “Increíble, aunque usted no lo crea el Psuv denuncia fraude”.

Ahora bien, si el señor que dijo lo anterior ahora dice lo contrario, su palabra ya no tiene ninguna validez. Perdió totalmente la credibilidad. Pero no es solo el caso de Rodríguez. Leo en Contrapunto.com: Ricardo Molina: “La oposición fue disfrazada con una sola tarjeta”. Esto sí es un disparate. ¿Usted se disfraza para qué? Pues para ocultar su identidad. Se disfraza Superman de Clark Kent, se disfraza Bruno Díaz de Batman. Ahora, cuando usted no usa antifaz entonces usted no está disfrazado. La oposición no se disfrazó de nada, la oposición lo dijo todo muy claro y hasta impuso una cancioncita muy popular que decía: “Abajo, a la izquierda, en la esquina, la de la manito”. Otra ocurrencia insólita de Molina: “No hay asamblea paralela. El Parlamento Nacional Comunal no se quiere usar para hacer leyes”. Por lo visto, Molina no ha hablado con Diosdado Cabello, el promotor del parlamento en cuestión, quien parece tener un criterio completamente distinto.

Las declaraciones recientes de Cabello, por cierto, resultan interesantísimas y reveladoras. Las reseña Elestimulo.com: “En una reunión privada con los parlamentarios rojos, el jefe de la Asamblea Nacional hasta el 5 de enero dijo que los rumores sobre la Fuerza Armada “son pura paja” y llamó a levantarse tras la derrota para buscar el contraataque. “Voy a seguir siendo el mismo Diosdado”.

¿Qué significará “voy a seguir siendo el mismo”? Y advirtió: “el conflicto es inevitable”, y acotó que el oficialismo no aceptará cargos directivos en el nuevo poder legislativo. En realidad nadie se lo ha ofrecido, señor Cabello, porque, como bien declaró Enrique Márquez, la votación fue tan abrumadora a favor de la MUD que no tienen cabida en la nueva directiva según la decisión del voto popular.

En Konzapata, para resumir todo lo que hemos comentado, viene esta breve nota de la periodista Elizabeth Fuentes: “Los reclamos, las renuncias, las exigencias de dirigentes y militantes del Psuv se van encendiendo en todo el país, cual arbolito de Navidad. Por los cuatros costados arde el Psuv, mientras en Caracas los guarimberos Nicolás Maduro y Diosdado Cabello tocan la lira de la arrogancia sin darse por enterados de que su estrategia de confrontación es errada”.

Por la confrontación perdieron las elecciones. Parece que no se han dado cuenta de ello. ¿Cuánto faltará para que salgan de la etapa de la ira y entren en la de la depresión para luego, como dice el psiquiatra De Vries, terminar de aceptar la realidad?

Mientras van de etapa en etapa, el país sigue haciendo aguas. No hay comida, habrá menos en enero. No hay medicinas, porque, como dice El Nacional en su primera página: “Los inventarios de las farmacias alcanzan solo para 20 días”.

Blog de Cesar Miguel Rondón

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: