ojos-de-chavez

(29/12/2015) Cuando la semana que viene, la nueva asamblea democrática comience a funcionar, y los ojitos entrecerrados del Comandante muerto se abran al público, el pueblo empezará a enterarse de la magnitud del desastre cometido en estos 17 años y del esfuerzo sobrenatural requerido para remedar semejante catástrofe. La oposición debe explicar, que la tal contrarrevolución no existe, sino que se trata del cambio legítimo que tanto chavistas como no chavistas querían.

Mediante la interpelación de los responsables, la Asamblea Nacional debe dejar muy claro, ante Venezuela y el mundo, que el plan de Chávez, sus acólitos y Fidel era destruir totalmente la economía venezolana y empobrecer al pueblo para que éste no se aburguesara. Que el aparato productivo interno fue destruido adrede. En fin, exponer el drama de una nación llevada a la ruina por el chavismo en nombre de la ideología revolucionaria marxista que ha fracasado en todas partes del mundo.

Hay que insistir que durante la democracia se producía en el país casi todo lo que se consumía, y exportábamos alimentos, acero, aluminio, cemento, productos industriales, fertilizantes, químicos, y derivados del petróleo. Ahora no estamos produciendo nada, solo petróleo y cada vez menos y más barato, y hasta importamos gasolina y gas. Para colmo, el desarrollo de la Faja y la producción de gas de ultramar ya no son rentables desde que apareció la nueva técnica fracking. 

Es menester recalcar, que los militares deben estar en los cuarteles y no en funciones de gerencia de puestos públicos civiles, que Venezuela es la nación más corrupta de América Latina, y posee el peor índice de criminalidad, calidad de vida e inflación del mundo. Y todo esto es debido a un tipo estrafalario que habla con los pajaritos y obedece apátridamente los designios de Cuba.

Se debe dar a entender que la pobreza es un gran negocio para los gobiernos corruptos que cambian migajas por votos. Que las misiones sociales pasaron de ser programas para atender a los pobres, a simples medios para alcanzar aspiraciones proselitistas. Que el comunismo es una poesía para quienes lo imponen y una pesadilla para quienes lo padecen.

Que oiga quien tiene oídos…

Por Ernesto Garcia / Biendateao

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: