tsj-muerto

(31/12/2015) El TSJ ya no existe, se practicaron seppuku, hara-kiri, en criollo ¡Se suicidaron!,  se inhabilitaron, se aplicaron solitos el 350, ¡no tenemos TSJ!

Lo que fue nuestro máximo tribunal, terminó convertido en un antro de malandros, operadores políticos y delincuentes sin moral ni ética, que ya ni las formas respetan. Diosdado Cabello, puso la guinda a la torta con selección inconstitucional de “magistrados chimbos express” , para cobrar y darse el vuelto , en irrito acto de una moribunda AN, que consagro al TSJ como matadero de pueblo, sin orden, sin protocolo, sin reglas, sin magistrados, sin Constitución y sin Ley, un adefesio de arroz con mango, igual que el cacareado socialismo del siglo XXI, inventado por los Castro, que ni el mismo Chávez, supo explicar con claridad, que vaina era esa.

Estamos en un momento crucial, la dictadura moribunda controlada por Castro, terminó quitándose totalmente su careta democrática, con todos los poderes públicos secuestrados; ahora tienen uno menos, el TSJ murió, pero también controlan la violencia y las armas, mercenarios, huestes de colectivos, psicópatas, asesinos (como Alberto el del pepazo en rueda televisiva de Maduro), prestos para masacrar un pueblo, que indeteniblemente, saldrá a la calle para hacer valer su voto, o morir en el intento, buscando democracia justicia y libertad.

Rezamos, para que ignominia que presenciamos, no continúe. Sin tribunal supremo, tienen que ser las FAN, y no la sangre de un pueblo desarmado enardecido, quienes restauren hilo constitucional, que perdimos desde que Nicolás Maduro, robó triunfo electoral de Capriles y aun siendo colombiano por nacimiento, se montó ilegítimamente en Miraflores.

Las FAN, deben escuchar el grito de un pueblo, que clama para que oportunamente, intervengan haciendo respetar la Constitución y las leyes , dando pleno apoyo y respaldo constitucional a mayoría calificada de 112 diputados, acreditados por el CNE para instalación pacifica de la nueva asamblea nacional, de no ser así, se convertirían en cómplices de lo que fragua esta Dictadura sin máscara:

¡UN CRUENTO E INIMAGINABLE RIO DE SANGRE!

Ruiz Pineda

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: