maduro-duerme

Caricatura Jorge Cruz

(26/01/2016) A pesar de gobernar un país con grave crisis económica que tiene ocho de las veinte ciudades más violentas del mundo en donde son asesinadas 27.000 personas al año, Maduro afirmó el 2014 que duerme como un niño.

“Yo duermo tranquilo. Duermo feliz, duermo como un niño. Tengo tranquilidad espiritual y sobre todo la tengo porque sé que he sido leal y que estoy cumpliendo con el legado de ese hombre maravilloso, de ese gigante que es Hugo Chávez”, dijo en aquel momento Maduro en una entrevista a CNN.

Pero después de casi dos años de semejante afirmación, Rocío San Miguel ha logrado revelar el secreto.

San Miguel informó que en un trabajo de investigación realizado a partir de las partidas presupuestarias correspondientes a la seguridad de Maduro encontraron que: “Decidimos investigar en qué estado se encontraba el funcionamiento de la Casa Militar o Guardia de Honor que protege al presidente. La sorpresa fue mayúscula al percatarnos que hace un mes, concretamente el 22 de diciembre de 2015, el presidente creó diez 10 batallones para su protección y la de sus allegados, algo que no se corresponde con la emergencia económica y con la inseguridad que enfrentan los venezolanos”, informó.

Contradictoriamente, San Miguel afirma que en 2015 no se crearon nuevas unidades de la policía ni militares para mejorar la seguridad de las personas en el país, en el que según cifras extraoficiales se registraron cerca de 27.000 homicidios. El presupuesto para la seguridad ciudadana se mantiene limitado y el patrullaje nocturno también.

Pero lo más sorprendente es que los grupos creados para la protección de Maduro, se sumarán a las operaciones del batallón de Casa Militar, la división tradicional establecida a cargo de la seguridad presidencial.

San Miguel señaló que ahora el presidente dispone, entre otras unidades, deDos brigadas y una división de operaciones aeroespaciales a su disposición, integradas por personal militar de Ejército, la Armada, la Aviación, la Guardia Nacional y la llamada Milicia Bolivariana.

Para asegurar que Maduro siga durmiendo como un niño, la protección presidencial ahora cuenta con entre 300 y 1.000 componentes en cada batallón, una unidad de francotiradores, un escuadrón de caballería motorizada y una unidad de fuerzas especiales, lo cual “luce completamente desproporcionado”, indicó.

Otro punto más que debe revisar la AN.

Con información de Control Ciudadano

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: