saudiaramco

(27/01/2016) Arabia Saudita, líder de la Opep con una producción de 11 millones de barriles diarios y un costo de producción por debajo de los 10 dólares por barril, está considerando vender la compañía petrolera más influyente en el mundo: la petrolera estatal, Aramco.

Este movimiento podría ser el reconocimiento por parte del reino de que la ‘gallina de los huevos de oro’ ha muerto, el petróleo no volverá a ser ni la mitad de rentable que hace dos años.

Según publica el portal financiero Bloomberg, Arabia Saudí estaría intentando sacar algo de valor a un activo que cada año podría valer menos. Parece difícil que el precio del petróleo vuelva a acercarse a los 100 dólares, porque el mercado ha cambiado, tanto la oferta como la demanda.

Por el lado de la oferta, han entrado varios competidores en el mercado del petróleo (EEUU, Canadá, Brasil o Irán); por el lado de la demanda el auge de las renovables y el uso cada vez más eficiente de los hidrocarburos han disminuido el apetito por el crudo.

Andrew Logan, experto en energía en la entidad financiera Ceres, se pregunta “¿por qué un activo tan valioso se va a poner a la venta cuando su valor es el más bajo desde 2003? La respuesta más evidente a esta pregunta es que el reino saudí está reconociendo que la era del petróleo está llegando a su fin y están buscando como sacar la máxima liquidez” antes de que este negocio valga cero.

Esta noticia publicada en El Economista.es parece muy aventurada a pesar de que publicada originalmente en Bloomberg.

¿Qué ocurre mientras tanto?

En el ínterin, Arabia Saudita y la OPEP están buscando llegar a un acuerdo con Rusia, el mayor productor de petróleo fuera del cartel, como un intento para mejorar los precios del petróleo.

“Hemos visto alguna flexibilidad de los hermanos en Arabia Saudita y un cambio en el tono de Rusia”, dijo Adel Abdel Mahdi, primer ministro de Irán, cuyo país es el segundo mayor productor dentro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep).

Sus comentarios, pronunciados en Kuwait, hicieron subir los precios del crudo Brent un 3 por ciento a más de 31 dólares por barril, aunque la idea de trabajar conjuntamente para enfrentar el derrumbe de los precios del petróleo ha sido repetidamente planteada y desestimada en el último año.

“Esto debería ser finalizado y deberíamos escuchar algunas sugerencias firmes de todas las partes, desde la Opep y fuera de la Opep, al menos desde la Opep”, dijo el ministro.

La OPEP produce cerca del 40% del petróleo mundial, muy lejos del 50% que se estima podría ser suficiente para incidir en los precios del petróleo. El acuerdo de la OPEP con Rusia, que produce cerca de 10 millones de barriles diarios, permitiría este cartel superar el 50% de la producción de petróleo y con ello estiman que pueden incidir en los precios del petróleo.

Con información de El Economista.es y El Mundo

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: