Carlos-Rotondaro

(30/01/2016) En un artículo de El Cooperante se revelan importantes detalles acerca de las propiedades, inversiones y gastos que Carlos Rotondaro Cova, presidente del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) mantiene en el exterior.

En el artículo se da cuenta de que Rotondaro Cova hasta hace poco tiempo era  como decimos en criollo, un “pata en el suelo” que vivía arrimado en la casa de su suegro en el Marqués, pero un golpe de suerte revolucionario hizo que su vida le cambiara para siempre y ahora es dueño de una increíble casa en una de las zonas más exclusivas de Paris  valorada en 6.840.000,00 de dólares con pago de condominio mensual de 6.000 dólares más un impuesto anual cercano a los 68.000 dólares anuales.

Dice Rotondaro que un amigo muy generoso le ha alquilado esa mansión “en bolivaritos” pero ¿Cuántos bolivaritos hacen falta para cubrir semejantes gastos?

Cabe preguntarse lo siguiente: ¿Será que los medicamentos que hacen falta en Venezuela se convirtieron en ladrillos en Paris?. Esto lo sugiere el artículo de investigación; “Los pacientes de cáncer urgidos de Bevacisumab, encontrarán el medicamento en París, en Saint-Germain-de-Prés, pero en forma de ladrillos. Podrán explicarse, aunque les sirva de poco, por qué el desabastecimiento farmacéutico los condena a la indefensión médica y a una condena a muerte express. Lo mismo les ocurrirá a los necesitados de diálisis;  Metformina, Levotiroxina y Euthyrox para la diabetes y la tiroiditis; Tegretol, Fenobarbital para los epilécticos; Ibuprofeno, Atamel jarabe, Vick Vaporub para los pacientes, de zica y dengue; Digoxina, Verapamilo, Valsartán, Enalapril, Amlodipino, Dinitrato de isosorbide, Lecardip y Vastarel para quienes padezcan deficiencias cardiovasculares; Benutrex, Eritropoyetina humana, para pacientes renales. Hasta la Viagra y los preservativos han desaparecido de los anaqueles.”

Pero la cosa no queda allí, dos hijas del insigne militar viven en ese barrio exclusivo y han hecho cursos costosísimos desde hace varios años a un costo de 15.000 euros el semestre amen de otras cosas sumamente interesantes acerca de Rotondaro que van aclarando poco a poco quienes han ocasionado la crisis actual que vive Venezuela y que los revolucionarios han convenido en llamar “Guerra Económica”.

El Cooperante, afirma que no incurre en aquello que critica en los demás, en específico estigmatizar o perseguir familiares de los políticos o de  los funcionarios públicos. En este caso, las hijas del mayor generalote en cuestión.

Lo censurable, lo que repugna, es la impúdica exhibición de riqueza del cabeza de familia. Por lo mismo, nos vamos a limitar a identificarlas con apócopes de sus nombres de pila: “And” y “Ale” llamaremos a las jóvenes. Lo mismo con las fotos que éllas mismas han colgado en la red. Las incluimos en este trabajo, pero desdibujamos sus rostros, para evitar exponerlas al escarnio público. Suficiente daño han recibido con el ejemplo de su “apá”.

Con información de El Cooperante

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: