carta-democratica-maduro

(31/05/2016) El artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana de la OEA, faculta al organismo a convocar a una sesión del Consejo Permanente para realizar las gestiones diplomáticas pertinentes en caso de “alteración del orden constitucional” en cualquiera de los 34 Estados Miembros del organismo.

“En caso de que en un Estado Miembro se produzca una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático, cualquier Estado Miembro o el Secretario General podrá solicitar la convocatoria inmediata del Consejo Permanente para realizar una apreciación colectiva de la situación y adoptar las decisiones que estime conveniente”, establece el texto.

La normativa agrega que este consejo “podrá disponer la realización de las gestiones diplomáticas necesarias, incluidos los buenos oficios, para promover la normalización de la institucionalidad democrática” en el país en cuestión.

“Si las gestiones diplomáticas resultaren infructuosas o si la urgencia del caso lo aconsejare, el Consejo Permanente convocará de inmediato un período extraordinario de sesiones de la Asamblea General”, establece el artículo.

Si la Asamblea General constata que efectivamente se ha producido la ruptura del orden democrático y que las gestiones diplomáticas no han dado resultado, el organismo podrá suspender al país afectado por la carta democrática “del ejercicio de su derecho de participación en la OEA”.

Para ello es necesario el voto afirmativo de los dos tercios de los Estados Miembros, consigna el artículo 21 de la Carta Democrática Interamericana del organismo.

“La suspensión entrará en vigor de inmediato”, consigna el artículo.

La Carta Democrática es un recurso muy sensible no solo porque su última consecuencia es la suspensión de la OEA, sino también porque hasta ahora siempre se ha aplicado por solicitud o al menos con autorización del Estado afectado, salvo en el golpe de Estado de Honduras de 2009 por no haber Gobierno legítimo en el poder y eso es casualmente lo que la mayoria de venezolanos piensan de Nicolas Maduro y Diosdado Cabello, que cierran las puertas al dialogo y ejercen el poder de manera abusiva y sin piedad contra el pueblo.

Relacionados  ¡GOBIERNO TRAMPOSO! Prohíben salida del país a Ramos Allup para que no intervenga en la OEA

La aplicación de la Carta Democrática significaría el más grande revés político internacional que haya tenido el gobierno de Maduro, por eso es que aún el primer mandatario no se ha decidido a salir a bailar en un templete con la primera combatiente. En su lugar llamó a sus seguidores a movilizarse ante el “intervencionismo” de la OEA en su país el lunes pero la asistencia fue insignificante y deberá buscar otra estrategia.

“He llamado a levantar un poderoso movimiento en defensa de la paz, la independencia y contra el intervencionismo extranjero. ¡No a la OEA! Fuera la OEA de Venezuela y de América Latina”, dijo el mandatario en un acto con militares de las fuerzas de reserva que se organizaban en apoyo de su Gobierno.

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: