av-baralt

(02/06/2016) Mientras que este miércoles estaban por un lado, Argentina, Perú, México y Estados Unidos  con una convocatoria al Consejo Permanente de la OEA para tratar la delicada situación de Venezuela, por el otro lado estaban Venezuela, Nicaragua y Bolivia planteando una nueva convocatoria con agenda diferente.

Como resultado de esto, Venezuela logró que se suspendiera la reunión del Consejo Permanente para el próximo lunes pero al final del día se impuso la propuesta de México de buscar una agenda común que incluya los puntos de ambas solicitudes pero haciendo énfasis en el dialogo.

La declaración se limita a un llamado al diálogo entre los factores institucionales, sociales y políticos en conflicto, pero establece con precisión su respaldo unánime a un diálogo determinado: el iniciado por los expresidentes y bajo el auspicio de Unasur. Esto no excluye el resto de iniciativas que se sucederán en días sucesivos, ni la iniciada por el Secretario General de la OEA tras la presentación del informe ante la Asamblea General, que ha sido convocada entre el 10 y el 20 de junio.

Luis Almagro no asistió a la reunión. Su ausencia pone en evidencia que su iniciativa no es la misma que la iniciativa de Argentina. Sin duda en los puntos planteados por el secretario general de la OEA hay varios puntos que permitirían superar la crisis venezolana pero no fueron considerados por el Consejo Permanente ya que este privilegió ingenuamente el dialogo como único camino para superar la crisis.

Dicho en criollo, el acuerdo alcanzado ayer por el Consejo Permanente de la OEA es un acuerdo tira besitos que le permitirá a Maduro extender “generosamente” su mano a la oposición para iniciar rondas interminables de dialogo que le permitan rodar el referendo revocatorio parar el año 2017 y así mantener al chavismo en el poder perpetuando la crisis en el tiempo, pero hay un problema muy grave que el Consejo Permanente de la OEA no vio ayer:

Relacionados  ¡Almagro lo logró! Maduro es un bochorno internacional

Con hambre no puede haber diálogo.

Este jueves se han reportado fuertes manifestaciones en las avenidas más representativas del centro de Caracas: La Av. Fuerzas Armadas, Av. Urdaneta, Av. Panteón y Av. San Martín. Todas ellas muy cerca del Palacio de Miraflores.

¿Podrá el pueblo que tiene hambre esperar porque un dialogo demagogo por parte de Maduro se extienda de manera interminable hasta el año próximo? Todo parece indicar que no y no hay paciencia para esperar al año 2017. La crisis está a flor de piel.

Es por ello que Luis Almagro ratificó hoy en su cuenta de Twitter:


Por lo pronto se sabe que el informe de Luis Almagro será abordado el próximo 20 de junio. La escasez, la inflación y el malestar de la gente pueden hacer sentir que esa fecha es muy lejana pero faltan apenas un poco más de dos semanas, tiempo que Maduro sabrá quemar hábilmente en las iniciativas de diálogo aprobadas ayer, pero el pueblo no lo soportará.

Redacción SieteClicks

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: