carlos-osorio-mega-guisos

(30/06/2016) La justicia anda un tanto extraviada y confusa bajo este régimen chavista, por ello parece ignorar las más elementales leyes de la nación y de la misma constitución de la república.  La historia del ex ministro de alimentación ha sido tan oscura como llamativa.

Por un lado, las instituciones que estuvieron bajo su responsabilidad fueron el foco de grandes escándalos de corrupción de los cuales él como principal autoridad debió dar la cara ante la AN y el pais, pero nunca lo hizo aunque fue del dominio público que personas muy allegadas a él estuvieron implicadas en algunos de estos casos, según reportó el mismo Ministerio Público.

Por el otro lado, Osorio fue citado a la Asamblea Nacional en varias oportunidades para rendir cuentas claras acerca de la crisis alimentaria que vive el país, pero lejos de asistir al hemiciclo para reivindicarse frente al pueblo que está pasando hambre, decidió pasar agachado al ignorar la solicitud de los diputados opositores.

Ante esa decisión contraria a la ley que tomó Osorio, la AN decidió destituirlo del cargo lo cual lo inhabilitaría para firmar contratos tanto nacionales como internacionales, pero Maduro salió en su defensa y lo ratificó en el cargo. “A Carlos Osorio nadie me lo toca”, afirmó Maduro.

De manera que contraviniendo las leyes, Carlos Osorio siguió adelante con su gestión como un “intocable” del régimen de Maduro y días después emprendió una demanda contra Carlos Tablante, Ismael García y Carlos Berrizbeitía.

El siguiente paso de esta secuencia de actos que lucen contrarios a la ley lo ejecuta el juzgado tercero de primera instancia en lo civil, al ordenar a los diputados Carlos Tablante, Ismael García y Carlos Berrizbeitía a la página Cuentas Claras Digital y a todo medio impreso o digital incluyendo redes sociales,  no divulgar ningún tipo de información que se considere “infamantes e injuriosas” en contra del M/G Carlos Osorio, exministro de Alimentación.

Traducido al español, este dictamen del juzgado tercero de primera instancia en lo civil condena a toda la población a echarle tierra a todos los casos donde se insinúe la más pequeña responsabilidad del ex ministro, ya que esa insinuación puede considerarse “infamante e injuriosa” contra el ex ministro.

Evidentemente el juzgado tiene razón en el sentido de querer proteger la “dignidad y honorabilidad” del ex ministro pero no debería perder de vista la terrible crisis alimentaria que desde hace muchos meses vive el pais y sufren todos los venezolanos, como consecuencia de la mala administración de millones de dólares que recibió su despacho y que él, en lugar de asistir al hemiciclo para explicar qué fue lo que pasó, decidió escurrir el bulto y hacer como si nada estuviera ocurriendo. Ahora el problema es su honorabilidad y no la crisis alimentaria.

Ante esa  medida, Ismael Garcia afirmó: “Gral Carlos Osorio seguimos esperándolo en la AN para que explique qué pasó con el dinero de la comida del pueblo”.

Por su parte, Berrizbeitia calificó de irrisible dicha sentencia pues explicó que el artículo 199 de la constitución prohíbe el juicio contra diputados por emitir opiniones.

La atención que el juzgado hace sobre la página Cuentas Claras Digital es porque esta página, propiedad de Carlos Tablante, ha puesto el dedo en la llaga de muchos casos de corrupción que deben ser esclarecidos pero el gobierno no da muestra ninguna voluntad de resolver ni aclarar mientras el pueblo sigue sobreviviendo al gran saqueo que este régimen ha hecho sobre los bienes de la  nación.

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: