maduro-ladron

(20/07/2016) Las entidades financieras del país también se ven afectadas por la crisis económica y la falta de divisas en Venezuela, hecho que incide en un incremento en los costos y afectación a los usuarios de los servicios bancarios.

La alta demanda de efectivo por parte de los venezolanos, en especial de los billetes de más alta denominación hace que los ciudadanos tengan que utilizar en mayores oportunidades los cajeros automáticos, lo que genera que los bancos tengan que recargar los equipos entre tres o cuatro veces por día, aumentando riesgo de fallas.

Un cajero puede cargar hasta 40 millones de bolívares en billetes de 100, pero esta cantidad se agota en cuestión de horas, y esta constante recarga ha incidido en que 17% de los cajeros y 15% de los puntos de venta del país estén inspirativos y sin posibilidad de ser reemplazados debido a la grave crisis económica que afecta al país.

“Un banco grande puede tener más de 400 cajeros y uno pequeño no baja de 60 o 70”, estima. Los equipos nuevos, con tecnología reciente que permite el uso obligatorio de tarjetas con chip, están entre 25.000 y 45.000 dólares cada uno”, explicó Carlos Sultán, analista financiero.

Con información de Contrapunto

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: