monjita-esconde-dolares

(22/07/2016) Los K son rojos, pero cómo les gustan los verdes. Las monjas no eran tan santas y el convento era algo más que un lugar para la confesión de los pecados.

Los argentinos no tienen otro tema de conversación en la calle Corrientes, que el escándalo del convento donde un funcionario amigo de Cristina Kirchner, quiso esconder nada menos que ocho millones de dólares.

La televisión de Buenos Aires ha hecho de las monjas del monasterio, el mejor guión de una película, cuyos trailers son hoy los dueños de la audiencia.

En el guión, la monjita que aparece como receptora de las bolsas de dólares de la corrupción de Cristina y no cristiana, pretendió engañar a la autoridad investigadora del escándalo.

“Eran bolsas de comida” declaró cuando le exigieron respuestas sobre el paquete del funcionario del gobierno de la Kirchner.

Lo que no sabía la religiosa era que el hombre de los maletines ya había sido descubierto antes de llegar al destino, donde a esa hora muy pocas monjas oraban.

Antes, otro empresario vinculado con el mismo gobierno, apareció descarado en un vídeo, contando otros millones distintos a los viajeros del convento.

Apenas se aclaraba este paquete, un juez ordena abrir las cajas de la hija de Cristina. El banco reportó algo más de tres millones de dólares, sin origen transparente.

Tres días después, el fiscal sospechó que parte de ese dinero podría ser de la Presidenta.

Cristina se defendió con más de lo mismo. “Es que quieren destruir mi reputación”, dijo la viuda.

Esta semana el diario Clarín publicó este informe, como para que los argentinos no tuvieran duda de cómo los Kirchner manejaron su dinero.

Este fue el reportaje:

Los bolsos de José López serán todo lo espectaculares que se quiera, pero no dejan de ser bolsos amateurs: distintos en tipo y tamaño y hasta con una valija incluida.

“Los de Daniel Muñoz, compinche-secretario de Kirchner, eran otra cosa. Ninguno de confección. Todos hechos a medida para que entrase una cantidad exacta de euros y no andar perdiendo tiempo contando o pesando.

“Muñoz falleció hace tres meses. Fue el che pibe de los Kirchner en Santa Cruz y mantuvo esa función en la Rosada hasta que fue despedido en el 2009 por la tradicional vía de la renuncia.

“Encargado de recibir, trasladar y entregar en mano los bolsos con las coimas se fue quedando bolso a bolso con una partecita del contenido que terminó en montaña. El hombre de confianza de Kirchner lo mejicaneaba. No resultó de tanta confianza.

“Muñoz declaró en 2003 un modesto Volkswagen Gol usado como todo patrimonio. Al irse del gobierno tenía propiedades en Villa La Angostura por US$ 800.000 y dos empresas: DS Mayer para la explotación petrolera y Proxi SRL, radicada en Cipoletti. Ese 2009 fue denunciado por enriquecimiento ilícito. Su patrimonio había crecido entre 2003 y 2008 ¡varios miles de veces! Consiguió el sobreseimiento de rigor. Esta vez de parte del juez Bonadio.

“Era apenas la punta del iceberg. Al morir se supo de inmuebles en Miami por 40 millones de dólares adquiridos a través de los marplatenses Sergio Todisco, hijo del dueño de la fábrica de pulóveres Mauro Sergio y su ex esposa Elizabeth Municoy.

“Este sábado The Miami Herald informó que Muñoz también compró a través de los mismos prestanombres un departamento frente al Central Park de Nueva York por 13 millones de dólares. Fue en 2011.

“Muñoz, que compartía contador con Cristina, aprendió a ocultar las inversiones en paraísos fiscales. Por el cáncer que le comía la vida se apresuró a asociar a su esposa Carolina Pochetti. Antes de morir, contó que Máximo Kirchner le había enviado en febrero pasado a dos abogados y a Juan Manuel Campillo, histórico valijero K. Y que hablaron de cómo quedaría el manejo de todas las propiedades. Final abierto”.

En otro reportaje de El Mundo de España se destaca lo siguiente:

El monasterio K, convertido en inopinado icono de la corrupción kirchnerista, sigue ofreciendo sorpresas dignas de un guión de Fellini. A ese convento ubicado a las afueras de Buenos Aires llegó hace un mes el ex alto cargo kirchnerista José López cargado de dólares de dudosa procedencia. Trató de esconder allí su fortuna en plena madrugada pero fue detenido. Días después, la policía descubrió en la capilla unas misteriosas bóvedas de reciente construcción. Ahora, un vídeo divulgado por el canal Telefé deja mal paradas a las monjas del monasterio al mostrar cómo ayudaron a López a guardar ese tesoro “divino”. Las religiosas, “orantes y penitentes”, del monasterio Nuestra Señora del Rosario de Fátima están ya en la mira de la justicia. ¿Son culpables las hermanas de encubrir a un corrupto?

López, ex secretario de Obras Públicas durante toda la era kirchnerista (2003-2015), está en prisión después de que la policía lo detuviera en la madrugada del 14 de junio tras la llamada de un vecino, Jésus Ojeda, alarmado al ver “volar” bolsos por encima de la tapia del convento, ubicado en la localidad bonaerense de General Rodríguez. Llevaba nueve millones de dólares, varios relojes de lujo y un fusil automático Sig Sauer.

El vídeo divulgado anoche por Telefé, una de las cadenas de más audiencia de Argentina, está tomado de una de las cámaras de seguridad con que cuenta el convento. Ahí se ve a López transportando bolsos hasta la galería principal y dejando su fusil a un costado de la puerta. Las monjas tardaron un poco en abrirle (eran las tres de la mañana) pero finalmente decidieron que la misericordia no tiene horarios. Una de las religiosas -identificada por la prensa argentina como la hermana Inés- incluso se animó a arrastrar los pesados bolsos al interior del convento.

¿Y el fusil?

Quedó ahí, abandonado en el suelo junto a la puerta del convento. La imagen de las monjas asomando sus cabezas hacia donde descansa el arma cuando los policías se presentaron en el lugar debería servir de inspiración para cualquier guionista de cine. Una escena tragicómica que añade más surrealismo a un escándalo que ha sacudido profundamente la imagen del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015).

Exclusivas de última Página y El Mundo de España 

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: