arias-cardenas-contrabando

(24/07/2016) Arias Cárdenas ha estado siempre, para bien o para mal, en el centro de la política. Su nombre resonó en el ámbito nacional luego del fallido golpe del 4F del 92 liderado por Hugo Chávez.. Años después, en el 2000 cambió de bando y pasó a ser candidato de una  oposición carente de liderazgo pero fue derrotado por Chávez. Desde entonces las cosas no funcionaban bien para él, por lo cual, de manera misteriosa el hambre tocó a su puerta y en el 2005 decidió cambiar nuevamente de postura y regresarse al chavismo contando con el apoyo irrestricto de Chávez quien lo promovió para varios cargos codiciados por otros líderes del chavismo.

Hoy es un chavista “consagrado” y al parecer no le está yendo nada mal. El periodista Miguel Salazar critica abiertamente su nepotismo y enriquecimiento de familiares que ocupan cargos de importancia en el Zulia.

Nepotismo

Miguel Salazar: El nepotismo diplomático de Francisco Arias Cárdenas. El gobernador del Zulia (salvo los que se desconocen) tiene a su hijo como embajador en Costa Rica y a un hermano como cónsul en Cúcuta. Pensar en cómo fustigaba el nepotismo de otros en el Gobierno. Por cierto, en una entrevista reciente que sostuve con el M/G Cliver Alcalá Cordones, éste cuestionó severamente la reciente gestión de Arias Cárdenas como gobernador del Zulia. Nos llama la atención el enriquecimiento súbito de su entorno, donde, entre otras “menudencias” se cuentan yates y aviones. Junto a Arias Cárdenas se encuentra también el capitán Luis Valderrama (en el pasado furibundo opositor a Chávez) hoy convertido en un flamante proveedor y contratista. De su pasado, tal cual Alfonzo Quijano (el don Quijote y aquel lugar de La Mancha que no quería ni acordarse), Valderrama no quiere ni mencionar.

Contrabando

Pero la cosa no queda aquí. La denuncia más importante además del nepotismo tiene que ver con el contrabando que desde Colombia se hace hasta el Zulia sin pasar por los rigurosos controles de importación.

Lester Toledo, líder nacional de Voluntad Popular, fue uno de los denunció el bachaqueo en el estado Zulia es “oficial y con chapa”, debido a que “es permitido por su gobernador Francisco Arias Cárdenas”.

 “No le da vergüenza reconocer que el contrabando de alimentos es permitido por él, porque el ‘bachaqueo’ es un programa más de su gestión. Arias es el dueño del negocio del hambre en el Zulia” indicó.

Toledo señaló que el Gobierno permite la entrada de alimentos colombianos al país “sin ningún tipo de reglamentos y sin parámetros de precios”. Agregó que los productos básicos están siendo revendidos en los mercados informales.

El portal de investigación Armando.info es otro que denuncia esta extraña situación:

“No hay límites para comprar”, se lee en un aviso en la puerta del comercio Super Market en la avenida Las Delicias de Maracaibo. En un país donde el desabastecimiento se tomó un problema crónico el pequeño cartel es una novedad y anuncia que en la capital del estado de Zulia (noroccidente de Venezuela) algo está pasando. Al ingresar al local se confirman las sospechas: la harina de maíz, la pasta, el arroz, el café, el jabón de baño o los detergentes son productos colombianos. “Esto es Colombia”, bromea una señora que tantea los empaques para familiarizarse con las marcas que ve en unos anaqueles repletos de mercancía.

Esa escena contrasta con la peregrinación de personas que van del estado Bolívar, al sur del país, a la población brasileña de Pacaraima en busca de productos de la cesta básica. Ni hablar de la muchedumbre que hace una semana esperaba ansiosa en San Antonio y Ureña, estado de Táchira (frontera suroeste con Colombia), para cruzar hacia la ciudad de Cúcuta (departamento colombiano de Norte de Santander) y llenar sus despensas con los alimentos y medicinas que no consiguen del lado venezolano. Táchira y Zulia comparten una extensa frontera con Colombia que está cerrada desde hace casi un año por decisión de Nicolás Maduro. Pero el Gobernador zuliano, Francisco Arias Cárdenas, parece haber obrado el “milagro” de la multiplicación de los panes y ha logrado surtir el comercio de Maracaibo con productos colombianos.

De modo que Arias Cárdenas parece haber encontrado su zona de confort dentro del chavismo, controlando la amplia zona del estado Zulia, el comercio informal de alimentos para beneficio de algunos familiares y allegados que le rodean.

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: