mami-irse-de-venezuela

(06/08/2016) Según reseña el Diario El Nuevo Herald, un empresario venezolano fue a Miami comprar mercancía para reponer sus agotados inventarios pero lo que obtuvo al bajarse del avión fue un boleto para ir directo a la cárcel e ingresar en un laberinto legal del cual aún no logra salir pese haberle costado más de $15,000, que a duras penas sus familiares lograron reunir en Venezuela.

¿Su crimen? Haber respondido “sí” después de mucha insistencia por parte del funcionario en el Aeropuerto Internacional de Miami a la pregunta: “¿Tiene usted miedo de vivir en Venezuela”.

La pregunta –a la que una mayoría de venezolanos, de ser honestos, respondería afirmativamente dada la alta criminalidad, la represión del régimen de Nicolás Maduro y la violencia política que impera en el país– es usada como una prueba de ácido por los oficiales de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) para tratar de identificar, a la puerta de entrada a Estados Unidos, quiénes de los pasajeros en la fila están contemplando pedir asilo político.

El tema es que una solicitud de asilo manifestada ante las autoridades del CBP en el Aeropuerto conduce directamente a un centro de detención, para iniciar desde allí el trámite bajo condiciones muy precarias que frecuentemente aseguran su fracaso, explicó el abogado de inmigración Wilfredo Allen.

“Si la persona llega al Aeropuerto y pide el asilo político, entonces da inicio a una cadena de eventos que le juegan en contra. Le van a detener, le va a mandar al Centro de Detención de Krome, o lo van a mandar a BTC [Broward Transitional Center]”, Allen

Relacionados  Desde el Aerop. de Miami devuelven a 12 venezolanos y cancelan sus visas

Más información en El Nuevo Herald

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: