Oriana-Monasterios-caiza

(12/08/2016) Giomar Alejandro Cartagena Alcántara, hijo de un ex oficial de la armada venezolana, quien cometió el terrible asesinato de su ex novia Oriana Monasterios (20) y de la madre de la joven, la abogada Joaquina Alcina Sánchez (52), fue capturado finalmente después de 6 años de fuga mientras se encontraba comprando alimentos en Bogotá.

La presencia de Giomar Alejandro Cartagena Alcántara en Colombia era conocida desde el año 2010, sin embargo al parecer había sido imposible su captura, ya que se mantenía en constante mudanza ya que “usaba el conocimiento que había adquirido de su papá en materia de inteligencia militar para evadir la acción policial”, tal como lo habría señalado un jefe policial a periodistas que le hacían seguimiento al caso.

Como se recordará  los cadáveres de Oriana y de su mamá fueron localizados el 24 de febrero de 2010 en un terreno baldío en la entrada a la urbanización Parque Caiza. Ambas víctimas presentaban golpes, se encontraban parcialmente quemadas y presentaban heridas por arma de fuego.

Cartagena Alcántara, participó activamente en el secuestro, asesinato e incineración de su ex novia Oriana Monasterios y a madre de la joven, la abogada Joaquina Alcina Sánchez de 52 años, con el objetivo de  robarle 32 mil dólares con los que comprarían un vehículo para la joven por su cumpleaños. El crimen fue cometido en compañía de siete sujetos más.

Cartagena Alcántara era una persona con una conducta delictiva, tenía antecedentes por robo de vehículos y secuestro, por eso la relación con la joven no era del agrado de sus padres. La relación había terminado, pero el antisocial se habría valido de artimañas para mantener contacto con la joven y en algún momento Oriana le confió que su mamá le iba a comprar un vehículo con un dinero que tenía ahorrado.

El día de los hechos la invitó a salir con ella y simuló que los estaban robando. En algún momento del supuesto “secuestro”, Oriana se dio cuenta que su ex novio estaba aliado con los secuestradores y lo acusó delante de ellos. Al verse descubierto, Cartagena Alcántara cambió el plan del secuestro por un asesinato y subió al apartamento para buscar los dólares, sitio donde capturaron a la madre. Luego se llevaron a ambas mujeres al parque Caiza para terminar su terrible faena.

Allí asesinaron a la madre de un balazo en la cabeza y le prendieron fuego,  luego dispararon también a Oriana Monasterios, a quien quemaron cuando estaba aún con vida.

El caso fue resuelto policialmente en pocos días, luego de que se determinara que el móvil del asesinato fue el robo de los 32.000 dólares y que entre los homicidas se encontraba un primo del ex novio de la joven.

José Monasterios, padre de Oriana y experto en artes marciales conocido en ese medio con el nombre de “Santico”,  asegura que, aunque pasó han pasado años de la muerte de su ex esposa y su hija, siente que ha sido sólo un día. La foto de la portada, fue suministrada José Monasterios quien indicó que fue tomada en un cumpleaños que Giomar le celebró a la joven en su casa.

Giomar Cartagena había estado detenido en 2009 en la cárcel de Uribana, por otro secuestro. Allí conoció a los integrantes de la banda “Los Guaros” y su defensa logró que le dieran una medida sustitutiva de libertad condicional porque el Ministerio Público tardó en presentar la acusación en su contra.

Con su detención se supone que se ha puesto punto final a uno de los más sonados casos de la violencia caraqueña pero no se puede anticipar nada debido a la gran contaminación que existe dentro de la justicia venezolana.

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: