ddhh-venezuela

(20/08/2016) Traemos en esta oportunidad una reseña del Tomo I del libro  “Directorio de violaciones de DDHH en Venezuela” elaborado por Joaquín Chafardet en el cual el autor guarda una bitácora muy completa de violaciones de los derechos humanos que han cometidos los líderes chavistas y los organismos de seguridad bajo su mando.

El libro refleja las violaciones de los derechos humanos en Venezuela, especialmente a manos de Fiscales del Ministerio Público, jueces, policías, militares, delatores o “patriotas cooperantes”, diputados nacionales y regionales, concejales, empresarios cómplices del régimen, gobernadores, alcaldes, jefes e integrantes de los colectivos del Psuv, armados por el régimen y que actúan con apoyo militar, etc. Aborda especialmente las trasgresiones de quienes concibieron las tristemente famosas “Lista Tascón” y su versión mejorada “Lista Maisanta”, elaboradas por instrucciones del “comandante supremo”, con información suministrada por el CNE, y creadas con el único fin de perseguir y cercenar los derechos humanos de millones de venezolanos que ejercieron un derecho constitucional: solicitar la realización de un referéndum revocatorio en el 2003 y que no admitiría parangón en la actual coyuntura del país.

En el largo directorio de personas que Joaquín Chaffardet hizo durante su extensa investigación, menciona a funcionarios que fueron sancionados por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien firmó una ley que suspende visas y congela activos en territorio estadounidense pertenecientes a esos funcionarios venezolanos considerados responsables de violaciones de derechos humanos en Venezuela. Y como lo que es bueno para el pavo también es bueno para la pava, ahí les dejo la lista de violadores de derechos humanos según el gobierno americano: Luis Augusto Acuña Cedeño, Jesús María Alarcón Hernández, Carmen Teresa Meléndez Rivas, Carlos Alberto Alcántara González, Juan Carlos Alemán Pérez, Francisco Ameliach Orta, Eladio Aponte Aponte, Francisco Arias Cárdenas, Antonio José Benavides Torres, Diosdado Cabello Rondón, Marjorie Calderón Guerrero, Francisco Carrasquero López, Adán Coromoto Chávez Frías, Aristóbulo Iztúriz, Miguel Ángel Cusinato Balleste, Héctor Alberto Dávila Mendoza, Rosa Dorita De Freitas Vieira, David De Lima, Edgar David Delgado Merentes, Arcadio de Jesús Delgado Rosales, Marcos Tulio Dugarte Padrón, Marlon José Dulcey Parada, Haifa El Aissami Madah, Tareck Zaidan El Aissami Madah, Yamileth Coromoto Fajardo Perdomo, Jesús Germán Farías Tortosa, Hugo Carvajal (mejor dicho, Peck Peck), entre otros…

Además, Joaquín Chaffardet nombra casos sonados de violaciones de derechos humanos: Danilo Anderson; Simonovis y funcionarios de la Policía Metropolitana; Oswaldo Álvarez Paz; María de Lourdes Afiuni; Leopoldo López; del profesor Pablo Aure. No sé si es por falta de espacio, pero son cientos los casos en Venezuela de presuntas violaciones que se han cometido en el país y sobre los cuales nadie dice nada por razones lógicas relacionadas con mecanismos intimidatorios. La misma ex defensora Gabriela Ramírez no se ocupó de defender los derechos ciudadanos, sino las políticas oficiales, según el autor de este libro ella dijo a viva voz que la tortura tiene sentido al ser aplicada para obtener una confesión, por lo que según ella si no se aplica para obtener una confesión se trata simplemente de un trato cruel o degradante. Públicamente apoyó las acciones violentas contra las manifestaciones pacíficas de los estudiantes y la población en general…

En opinión del Chaffardet, el gobierno es una dictadura cuya expresión es la política de Estado llamada “Hegemonía Comunicacional”, centrada inicialmente en el control y censura de la radio y la televisión, haciendo blanco de sus ataques a medios que dependen para su funcionamiento de una concesión del Estado y por tanto vulnerables a las presiones oficiales, sin alcanzar inicialmente a la prensa escrita que no requiere, hasta ahora, permiso del Estado para funcionar. Para subsanar esa debilidad en su política de “hegemonía comunicacional”, la dictadura se trazó una nueva táctica: ahogar a la prensa escrita independiente. El instrumento escogido fue cortarle el suministro de papel o hacérselo tan oneroso que conduzca a la quiebra.

Espero que lean este libro, texto esclarecedor sobre la realidad que se vive en Venezuela por las presuntas violaciones de los derechos humanos a manos de funcionarios gubernamentales a todo nivel, como lo expresa el autor refiriéndose a quienes desde la cúpula corrupta abusan del poder en perjuicio del pueblo que dicen representar. Espero que pronto salga el segundo tomo de “Directorio de Violadores de Derechos Humanos en Venezuela”, con más nombres y nuevos casos que se quieren ocultar.

Cualquier información o sugerencia por mis direcciones electrónicas [email protected] [email protected] [email protected] [email protected] o bien por mí teléfono 0414-071-6704 y asimismo pueden leer esta columna y otras cosas más por la señal en vivo de RCTV INTERNACIONAL en mí página Web: www.robertveraz.galeon.com ahora mi columna se traduce en Inglés http://robertveraz.galeon.com/aficiones2595740.html y sigan mis comentarios y opiniones por @robertveraz en twitter ¡Hasta la próxima semana, Dios los bendiga!

Vía Noticiero Digital

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: