tsj-an

(21/08/2016) De una manera descarada y sin ningún rastro de vergüenza,  el Tribunal Supremo de Justicia viene aplicando el artículo 350 de la constitución a la Asamblea Nacional al desconocer todas sus decisiones. Está claro que el articulo 350 está dirigido para el pueblo el cual “desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contrarié los valores, principios y garantías democráticas o menoscabe los derechos humanos.” Pero estos magistrados exprés ya han perdido la  vergüenza y están huyendo hacia adelante enfrentando abiertamente todas las decisiones de la AN.

Todo comenzó cuando varios diputados chavistas solicitaron ante la sala de magistrados exprés de la Sala Constitucional la nulidad de las sesiones efectuadas los días 26 y 28 de abril y 3, 5, 10, 12, 17 de mayo del presente año, junto a los actos producidos en ellas.

Como todo esto se resuelve entre militantes del PSUV, la supuesta Sala Constitucional decidió diligentemente anular las decisiones tomadas por la AN así como sus efectos y ordenó requerir de manera cautelar a la Asamblea Nacional, a través de su Presidente, que remita la documentación donde evidencie el cumplimiento de las medidas cautelares decretadas en el mencionado fallo N° 269 del 21 de abril de 2016, en lo relativo a la convocatoria de la sesiones antes señaladas y orden del día fijado para cada una de ellas.

El TSJ, acusado por la oposición de servir al gobierno chavista, ha anulado casi todas las decisiones tomadas por los parlamentarios, declarándolas inconstitucionales.

Entre los actos que quedan suspendidos temporalmente por este último fallo del TSJ se destaca una moción de censura aprobada contra el ministro de Alimentación, Rodolfo Marco Torres, al responsabilizarlo de la grave escasez de alimentos que sufre el país.

Relacionados  Al final del día estas fueron las fechorías cometidas por el régimen ayer #22Dic (PSUV+TSJ)

Otra de las decisiones suspendidas fue un emplazamiento al Ejecutivo, al TSJ y al poder electoral para que respeten el derecho constitucional de los ciudadanos a pedir un referendo revocatorio del mandato presidencial.

Todas estas argucias del PSUV y sus magistrados exprés en el TSJ no hacen más que aumentar el rechazo que el pueblo de Venezuela siente frente a este oprobio que comenzó como revolución y ha terminado como una mafia de delincuentes que no quiere a ningún precio dejar que Venezuela retome su curso democrático.

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: