Nepotismo-Cancilleria

(24/08/2016) Los altos jerarcas del chavismo que hablan mucho de inclusión, no han faltado a su palabra pues han incluido en la nómina del Ministerio de Relaciones Exteriores a Hijos, sobrinos, esposos, hermanos y cuñados los cuales han pasado a ocupar puestos clave dentro el servicio exterior, en desmedro de los profesionales de carrera. Así lo reporta una investigación de la ONG Transparencia Venezuela. Los vínculos de sangre e ideológicos entre quienes están a cargo de la diplomacia son más profundos en los destinos más atractivos.

Antes de internarse en las profundidades de la nómina del Ministerio de Relaciones Exteriores, basta con echar un vistazo a la cúpula. La titular de la cartera, Delcy Eloína Rodríguez Gómez, es hermana del alcalde de Caracas y directivo del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Jorge Rodríguez Gómez. Su director de despacho es Rolando Corao, esposo de Jacqueline Faria, exministra, integrante de la plana mayor del PSUV y presidenta de Movilnet. Y la directora general del Despacho del Viceministro para Europa es la internacionalista Andrea Gabriela Corao Faria, hija de Rolando y Jacqueline.

El cónsul de Venezuela en Nueva York es Calixto Ortega. Que se llame igual que el magistrado de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia no es casualidad. Se trata del sobrino del también ex parlamentario oficialista. La diferencia solo está en el segundo apellido. El juez es Ríos, el diplomático es Sánchez.

En la “gran manzana” también está residenciada María Gabriela Chávez, hija del difunto presidente Hugo Chávez, representante permanente alterna de la República Bolivariana ante la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Rosalba Gil Pacheco, esposa del legislador Darío Vivas (PSUV-Vargas), está al frente del Consulado en Boston. Gil Pacheco, quien se desempeñó como directora de Protocolo en la Asamblea Nacional, fue objeto de una inhabilitación dictada por el difunto contralor Clodosbaldo Russián el 24 de enero de 2007, debido a presuntas irregularidades administrativas durante su gestión como secretaria del Cabildo Metropolitano. Por cierto, Yadira Russián, hija del antiguo contralor, es cónsul en Oporto.

La jefa de la sección consular en Suiza es la segunda secretaria María Gabriela Mendoza Istúriz, sobrina del vicepresidente Aristóbulo Istúriz. En el Consulado de Madrid sirve a la patria Jordana Emilia Ramírez Santos, hija de la exministra de Comunicación y actual directora del diario Correo del Orinoco, Desirée Santos Amaral.

El gobernador del estado Zulia, Francisco Arias Cárdenas, tiene a su hermano Sergio Ramón encargado del Consulado en Cúcuta, al tiempo que su hijo Jesús Javier Arias Fuenmayor ejerce como embajador en Costa Rica.

Glenna Cabello, ministra consejera de la embajada de Venezuela en Francia, es hermana del primer vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello, mismo parentesco que comparten el gobernador del estado Aragua, Tareck El Aissami, y la jefa de la legación criolla ante el Reino de los Países Bajos, Haifa Aissami.

La cónsul general de segunda en Hamburgo, Rebeca Ortega Suárez, es sobrina de la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz; la ministro consejero Laura Medina, hija del ex canciller Alí Rodríguez Araque, cumple funciones en la embajada de Alemania; y María Marcela Khan Fernández, ministro consejero en Roma, es hermana del “chino” José Khan, quien ha sido diputado, titular de Industrias Básicas y Minería, presidente de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) y de la Corporación Venezolana de Minería, miembro del directorio del Banco Central de Venezuela (BCV) y hasta jefe de la extinta Comisión de Administración de Divisas (Cadivi).

Sofía Teresita Maniglia Meléndez, hija de los almirantes Orlando Maniglia y Carmen Meléndez, ingresó a Cancillería en enero de 2014 y desde esa fecha se desempeña en la delegación de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés) en París. En lo que sería una versión bolivariana del eje franco-alemán, mientras la joven de 27 años está en la capital gala, su progenitor representa a la nación en Berlín.

Otras duplas padre-hijo en el servicio exterior venezolano están desplegadas en Iberoamérica. El cónsul en La Habana, Julio Marcelino Chirino, tiene a su vástago Julio Ramón Chirino como embajador en Montevideo. Por su parte, el embajador en Madrid, Mario Isea, es el papá de Carla Isea Saavedra, cónsul de primera en Bilbao.

La periodista Marianella Salazar reveló en 2006 que Yolanda Adela Rojas Urbina y Angiolina Michelena, ex esposas del antiguo fiscal general y actual embajador en Italia, Isaías Rodríguez, ocupaban cargos diplomáticos en España y China, respectivamente. Rojas Urbina falleció el 7 de junio pasado en el puesto de cónsul general en Bilbao.

La revolución bolivariana está casada con la “patria grande” y las relaciones con esta zona del mundo son un tema conyugal. El viceministro para América Latina y el Caribe, Alexander Gabriel Yánez Deleuze, incluyó en ese despacho a su esposa Marisela Rojas para coordinar los vínculos con Suramérica.

Pero la lista de familiares de chavistas es larga, muy larga. Desde hijos, sobrinos, ahijados y cuñados, todos están reseñados con nombres y apellidos en el artículo de ONG Transparencia Venezuela.  Recomendamos su lectura.

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: