maduro-violencia

(01/09/2016) La súper mega concentración de chavistas que aún apoyan a Maduro caben en el cine del Sambil según lo hizo ver el mal llamado mandatario esta misma tarde cuando daba su discurso delirante.

En medio de lo que él juraba que sería una multitudinaria concentración en su apoyo en la avenida Bolívar, dijo que este 1 de septiembre en la tarde iría al cine con su “bella” esposa, Cilia Flores, a quien, por cierto, le dedicó unas edulcoradas palabras que lo pusieron aún más en ridículo y tratando de llamar la atención, pues invitó a los presentes a que lo corearan en su intento de cantar: “¡Cilita, Cilita, la bonita, la bonita!”.

 “Hoy en la tarde voy con Cilia al cine en el Sambil (…) ¿Quieren ir?”, preguntó Maduro, asegurando que un grupo de ciudadanos prefirieron ir a ese centro comercial que a la Toma de Caracas, convocada por la oposición.

La primera vez que Maduro hizo mención a que iba al cine fue el 23 de agosto cuando dijo que había ido con la primera combatiente a ver una película en el CCCT lo cual sin duda era falso por cuanto en ese centro comercial no hay cines desde hace más de una década.  Eso más que gracia lo que demostró es la falta de conocimiento de Caracas que tiene este personaje.

Hoy ha intentado repetir nuevamente aquel “rimbombante éxito” con la deliberada intención de causar gracia y distraer a la gente mientras sus matones salen al final de la tarde a arremeter contra los manifestantes que se regresaban a sus casas. Ya está ocurriendo en varias zonas de Caracas y en otras ciudades del país donde han salido colectivos armados a cumplir las órdenes de este siniestro personaje.

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: