consejo-municipal-yare

(10/09/2016) Entre ellos mismos se están matando. Mientras Venezuela se cae a pedazos, los siete concejales electos del PSUV integrantes de la Cámara Municipal de Yare, tenían un enfrentamiento interno que terminó en una secuencia de intrigas y trampas que sólo son posibles entre integrantes de ese partido socialista.

Al presidente del concejo, el edil  Polis Madera (Psuv) lo encerraron con llave en una oficina junto a tres ediles más y la secretaria mientras que el resto de los ediles le daba un golpe de estado nombrando como nuevo presidente a la concejal Paredes como máxima autoridad, al edil Miguel Laya como vicepresidente y a Jorge Mota como secretario municipal, todos del PSUV.

Las cosas ocurrieron así

Las diferencias entre los siete concejales electos por el Gran Polo Patriótico (GPP), en el municipio Simón Bolívar de los Valles del Tuy, salieron a relucir una vez más este jueves cuando cuatro ediles oficialistas le dieron un “golpe de Estado” a Polis Madera (Psuv) para juramentar en la presidencia a su homóloga Reina Paredes (Psuv).

La sesión ordinaria número 21 transcurría con normalidad, aunque llamó la atención que entre el público se encontraba un número inusual de trabajadores y directores de la alcaldía de San Francisco de Yare.

De manera inesperada se interrumpió el servicio eléctrico, y Madera, en su carácter de presidente, dio por concluida la sesión, alegando que no podía ser grabada. El edil, junto a sus colegas, Luis Montañez y José Pérez, y la secretaria Ardalis Villarroel, abandonaron el salón de sesiones y se dirigieron a las oficinas administrativas de la sede edilicia.

Acto seguido, una “mano inescrupulosa” cerró la puerta eléctrica de la recepción, por lo que Madera, Montañez, Pérez y Villarroel se quedaron encerrados por más de dos horas.

Ese tiempo fue aprovechado por la concejal Paredes, quien permanecía aún en el salón de sesiones, para ordenar la lectura del acuerdo 035/16, que desintegraba la directiva del ente legislativo, la proclamaba a ella como máxima autoridad, al edil Miguel Laya como vicepresidente y a Jorge Mota como secretario municipal.

Esta nueva directiva, que contó además con la anuencia de los concejales Wilmer Lizcano y Salvador Medina, es afecta al alcalde del municipio Simón Bolívar, Saúl Yánez (Psuv).

En el referido documento se estableció además la designación de Adriana Méndez como directora de presupuesto, quien fue destituida de su cargo por presuntas irregularidades, y su caso lo lleva el Ministerio Público.

Paredes fue juramentada y, al concluir la sesión, denunció que desde hace seis semanas no se realizaban sesiones en ese recinto y ello impedía aprobar los créditos adicionales solicitados por el alcalde Saúl Yánez. Además, dijo que la directiva de la cual ella era la vicepresidenta, no había entregado la ejecución financiera del primer semestre.

“Yo sigo siendo el presidente…”

A través de una abertura entre los vidrios de la entrada principal del Concejo Municipal, Polis Madera declaró a la prensa y atribuyó este “golpe de Estado” a su desacuerdo con una modificación de obras solicitada por el alcalde Yánez, que fue recibida la tarde del miércoles.

“Esta nueva directiva es ilegal y yo sigo siendo el presidente. El alcalde Saúl Yánez tenía un plan bien fraguado, pues la cámara estaba repleta de personal de la alcaldía y afectos a él”, señaló Madera, quien acotó que denunciará los hechos en el Tribunal Supremo de Justicia y el Ministerio Público.

Madera aclaró que la semana pasada no sesionaron para asistir a las marchas convocadas por el Psuv y, anteriormente, por falta de quórum.

Pasadas las 2:00 pm, el edil Madera y sus seguidores lograron salir del Concejo Municipal. Otro grupo, ligado a Madera, se quedó resguardando las instalaciones.

El Pitazo

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: