trujillanos-robados-x-gnb

(22/09/2016) El periodista deportivo Alfredo Coronis, a través de su cuenta en Twitter, ofreció detalles sobre el secuestro a la unidad de transporte en el que se trasladaban los integrantes del equipo de fútbol Trujillanos el lunes 19 de septiembre en horas de la madrugada. Según el periodista se presume la participación de funcionarios de las “gloriosas FANB”, específicamente la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en el suceso.

El reporte de Coronis señala que el autobús habría sido detenido media hora antes del crimen por orden de los militares y uno de ellos abordó la unidad para requisarla. Antes de retirarse, pidió que le dieran unos tacos de fútbol o camisetas pero los jugadores se negaron.

Pasados unos 30 minutos, seis hombres armados detuvieron el autobús, mostraron granadas y obligaron al chofer a desviarse. El conductor fue golpeado con cachazos durante el trayecto. Dos personas eran amenazadas de muerte en el piso de abajo, mientras que en el de arriba los criminales requisaban las pertenencias de los tripulantes.

Coronis reportó que robaron tacos, camisetas, celulares, laptops y dólares, los hombres armados decían: “ustedes son jugadores, tienen burda de real”, mientras los tripulantes se mantenían con los brazos atrás y la cabeza apoyada en el asiento o piso, en una angustia que duró casi dos horas.

Según el periodista hubo un momento de mucha tensión cuando intentaron “secuestrar definitivamente a los jugadores que pensaban que tenían más dinero” cosa que “no ocurrió, por las negociaciones hechas”.

“Por portarse bien no hubo muerto”, estas fueron las palabras que dijo uno de los secuestradores, tras liberar al equipo del tenso momento. El autobús debió salir en retroceso de una trocha y continuaron su camino; sin embargo, cuando intentaron buscar socorro en el módulo El Guapetón, miembros de la GNB informaron que no pudieron tomar la denuncia.

Relacionados  Maduro se rodea de los “duros de la revolución” y pone a un sancionado al frente de la GNB

Al salir de la trocha a donde los llevaron, el vehículo intentó pararse en el módulo de El Guapetón, pero la guardia le dijo “no podemos tomar la denuncia”, y en eso llegaron un jeep y unas motos, por lo que el autobús continuó hasta Maitana.

“Ahí nos dimos cuenta que teníamos vida”, dijo la fuente que relató los hechos al periodista.

Los utileros pudieron salvar sus celulares y así se comunicaron con familiares, directiva y medios. Conocidos de los jugadores les dieron almuerzo en Barquisimeto, y al llegar al Estadio José Alberto Pérez de Valera, convocaron a familiares y medios para contar lo ocurrido.

La Iguana y Ovación Deportes

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: