rectoras-cne

(22/09/2016) Las rectoras del CNE definitivamente han perdido la vergüenza frente al mundo y han decidido dar un paso más en su avance férreo hacia una dictadura de corte totalitario. Este miércoles, después de varios días de atraso en su pronunciamiento, se fueron nuevamente sin darle la cara a los venezolanos pero en su lugar dejaron un comunicado que huele a azufre por lo leoninas de sus condiciones.

Veamos:

1. Muy Pocas máquinas  

El CNE aprobó Solo 5.352 máquinas captahuellas para que 19 millones de venezolanos manifiesten su voluntad de revocar a Maduro. Esto significa que cada máquina debe atender a un promedio de 3.550 personas durante los tres días a razón 1.183 por día o lo que es lo mismo 160 por hora. Por estadísticas se sabe que cada captahuellas puede atender a unas 30 personas por hora lo cual permitiría a la oposición en el mejor de los casos recolectar 3 millones 371 mil firmas pero lo mínimo requerido es del 20% del padrón electoral, es decir, 3.800.000.

2. Muy pocos centros electorales aprobados

Eugenio Martínez, periodista experto en materia electoral, informó que de los 14.515 centros de votación que existen en el país, el CNE planea habilitar para el proceso del 20% tan solo unos 1.355 centros de votación, muy por debajo de lo necesario para alcanzar la meta. Esta sería una jugada macabra ya que crearía desconcierto en los votantes y dificultaría en las personas ejercer su derecho si el centro electoral aprobado no es el mismo de costumbre.

3. Los centros estarán dispersos y lejanos

Martínez también agrega que, tal como ocurrió con la recolección del 1%, los centros de votación seleccionados fueron escogidos por las rectoras del CNE con un evidente “sesgo político”. Es decir, podemos esperar que los centros se encuentren en zonas lejanas a donde habita la mayoría de los opositores impidiendo que muchos se acerquen a ejercer su derecho. Recordemos que en el proceso de recolección del 1% muchos venezolanos debieron trasladarse en bus por varias horas para llegar a su centro más cercano. Esto evidentemente viola la normativa y los derechos constitucionales.

4. Revocatorio en horas de oficina y en días laborables con descanso al mediodía

Solo siete horas diarias tendrán los venezolanos para plasmar su firma durante la recolección del 20% en el proceso pautado para los días 26, 27 y 28 de octubre que son días de trabajo. El mismo se realizará en un horario limitado de oficina: de 08:00 am a 12:00 pm y de 01:00 pm a 04:00 pm.  

5. Recolección será por estado. Si un estado no alcanza 20%, ADIÓS revocatorio.

Explica Martínez que el problema básico de la decisión del CNE es que se exija recoger el 20% de las firmas en todos los estados, so pena de anular el proceso. La decisión no solo es inconstitucional y va en contra de su propia normativa, sino que difiere de decisiones pasadas del ente electoral.

Recordemos que en el revocatorio que se hiciera en años pasados a Hugo Chávez, se tuvo como referencia una circunscripción nacional, es decir, el objetivo era que se consiguiera un 20% a nivel nacional, y no por estados como plantea ahora el CNE. Con esto, el CNE busca anular el proceso por errores pequeños. Si un estado no alcanzara el 20% entonces el revocatorio quedaría sin efecto aunque se sobrepase la meta en las otras entidades.

6. Pero lo peor es que el referendo quedaría para el 2017

Lo peor del asunto es si la oposición lograra superar todos los obstáculos antes indicados, igual tendrá que esperar tres meses para la realización de revocatorio porque al CNE le da la gana, lo cual colocaría el RR para el primer trimestre del 2017 y la  joya de Maduro y sus adláteres seguirían saqueando el país de esta forma no hay cambio político.

¿Qué sentido tiene realizar un referendo revocatorio en el año 2017 que sacará a Nicolás Maduro del poder pero que podría dejar a Cilia, Aristóbulo o Diosdado? Las rectoras del CNE se las saben todas y ya han anunciado que el revocatorio podría darse solo 3 meses después de la recolección del 20%, es decir, a finales de enero del año 2017. Con esto el PSUV garantiza la permanencia en el poder, con o sin Nicolás.

La gran disyuntiva

La noche de este miércoles distintos voceros de la oposición se mostraron alarmados por la decisión del CNE. Alguno consideran que la oposición puede superar ese reto y lanzarse como héroes para cumplir la Misión Imposible que el CNE les ha impuesto.

Otros por el contrario creen que  ya es tiempo de desconocer al gobierno de Maduro y aplicar entre otros el decreto Gramko o el artículo 350.

La primera opción sería muy costosa políticamente para la Mesa de la Unidad ya que con este breve análisis se puede detectar que no es factible alcanzar el objetivo bajo esas condiciones. Y de cumplir, el RR quedaría para el 2017 lo cual sería una burla para el venezolano. Que la MUD se lance en este odisea sin más garantías que marchas y contramarchas, podría ocasionar que la mayoría que los llevó a la AN le quiten su apoyo. Esto es sin duda uno de los objetivos más ansiados del régimen de Maduro.

Por otro lado, aplicar el decreto Gramko o el articulo 350 pueden adelantar un peiodo de anarquía que al final sería dominado por quienes tienen las armas y el pueblo sería sometido a través de las armas y el hambre.

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: