daniel-ortega-muerto-congre

(23/09/2016) No sólo en la revolución bolivariana se ven cosas aberrantes, también en la revolución de Daniel Ortega se ven cosas aberraciones a las que parece que ya estamos acostumbrados los venezolanos. Para muestra un botón: En las próximas elecciones a celebrarse el 6 de noviembre, Ortega, también conocido como el violador de Nicaragua,  comenzó una fiera campaña electoral, donde él es el único candidato después que la coalición opositora decidió retirarse en junio pasado para no convalidar la farsa electoral. A pesar de ser Ortega el único candidato de importancia, al igual que hace Venezuela, tampoco permitirá observación internacional. En el congreso logró mayoría absoluta luego de destituir a 16 parlamentarios de oposición algo parecido a los que hizo Maduro con los diputados de Amazonas. Con su amplia mayoría en el congreso, ha tomado una decisión bizarra al  designar como presidente del congreso a un muerto. Sí, como lo oye, a un muerto!.

Este martes en el Congreso de Nicaragua fue aprobada una inusual declaratoria: René Núñez Téllez fue nombrado presidente de ese poder del Estado, pero Núñez falleció el pasado 10 de septiembre por una afección respiratoria debido a una afectación pulmonar que le obligaba a presentarse a las sesiones parlamentarias con un tanque de oxígeno.

Los legisladores manifestaron que este nombramiento es un reconocimiento a la labor de Núñez, quien promovió el diálogo, el consenso y la modernización del Congreso. Esta moción obtuvo 83 votos a favor, y 0 en contra con una abstención.

Hasta el momento no han aclarado si a las sesiones del congreso asistirá una médium para comunicarse con el difunto legislador aunque han adelantado que Iris Montenegro, diputada por el oficialismo, estará al frente del Parlamento nicaragüense. Mientras tanto el período del diputado fallecido, terminará el 9 de enero del 2017, lo cual, Montenegro define como “una declaratoria de gran significado a todo el esfuerzo y dedicación que él dio y continua dando”.

Las redes sociales manifestaron el descontento, incredulidad y hasta indignación de la población quienes manifestaron que “los muertos en Nicaragua, además de votar, aprueban leyes”.

René Núñez fue una pieza clave para que las reformas constitucionales que le garantizan a Daniel Ortega la reelección indefinida se dieran, además se aseguraba de que en el Parlamento se cumplieran lo estipulado por el mandatario.

El período del legislador comenzó en el 2007 tras el regreso de Daniel Ortega al poder y terminaba en enero del 2017 luego de que el Congreso se renovara posterior a las elecciones que se llevarán a cabo el próximo mes de noviembre.

Fuentes: PanamPost,  El País, El Nuevo Diario

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: