(07/10/2016) En lo que pareciera una nueva manifestación del síndrome de Estocolmo, la ex candidata presidencial de Colombia y también ex secuestrada, sorprendió al mundo al manifestar que para ella las  FARC merecían recibir el premio Nobel de la PAZ junto con el presidente Juan Manuel Santos.

Tal afirmación la hizo en una entrevista telefónica concedida al canal noticioso francés I-Télé el cual preguntó a la excandidata presidencial si “los que la secuestraron se merecían también haber recibido el Nobel de la Paz”. “Sí”, contestó Betancourt. “Para mí es muy duro decir que sí, pero creo que sí”, agregó emocionada esta mujer secuestrada por las FARC en selva colombiana en febrero del 2002 para ser liberada después de seis años y cuatro meses de cautiverio.

El Nobel de la Paz fue otorgado este viernes al presidente colombiano Juan Manuel Santos, en un espaldarazo a sus esfuerzos por encarrillar el proceso de paz firmado con la insurgencia marxista pero rechazado el domingo en un referéndum por el pueblo colombiano.

“Estoy muy, muy, muy feliz” por la atribución del premio, agregó Betancourt, que era candidata ecologista a la presidencia de Colombia cuando fue secuestrada en 2002.

“Creo que no sólo es merecido, sino que también invita a un momento de reflexión en Colombia, de esperanza de paz, de la alegría de decirnos que, efectivamente, la paz no tiene marcha atrás”, agregó.

Santos “ha luchado prácticamente solo para obtener ese resultado, está cambiando la historia del país porque le da a las nuevas generaciones colombianas la posibilidad de un país diferente. Es un momento muy importante para Colombia”, concluyó la exrehén, que hoy vive entre Francia, Inglaterra y Estados Unidos.

Mientras tanto, las mismas FARC supuestamente merecedoras del nobel de la paz, amenazan como objetivo militar a dirigentes políticos que promovieron el “NO” y se plantean regresar a la selva a seguir com lo único que han hecho durante toda su vida como grupo terrorista: sembrar bombas, traficar drogas, secuestrar y cobrar vacunas con los daños colaterales que ello implica.

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: