(18/10/2016) El economista, diputado y vicepresidente de la comisión de Finanzas del parlamento, José Guerra, explicó en entrevista con “La Razón” las implicaciones de esta decisión para la economía venezolana, una que muchos han calificado de estar en “terapia intensiva”.

El TSJ ha metido al país y al Gobierno en un serio problema, en un hueco, porque el Gobierno ha podido venir a la Asamblea Nacional. Teníamos la disposición de aprobar el presupuesto con las correcciones que cualquier parlamento hace. Nosotros no podemos modificar las partidas, o sea, no podemos modificar el volumen de gasto, lo que podemos es cambiar algunas partidas, las cosas elementales, el pago de la deuda, el ticket de pensionados, etcétera. Pero el Gobierno optó por un camino muy difícil. Ahora está cavando para hundirse más. La aprobación por el TSJ es absolutamente ilegal, porque la Constitución establece claramente que la aprobación de leyes corresponde a la Asamblea.

El TSJ habla en su sentencia de que van a aprobar un decreto, pero es que el presupuesto no es un decreto, es una ley. Entonces, aquí van a haber varias implicaciones. Primero, el gasto: ¿quién va a gastar y quién está autorizado para gastar si el presupuesto es ilegal?; segundo, y más importante: ¿quién va a emitir deuda externa y deuda interna?, porque el presupuesto es la Ley del Presupuesto y la Ley de Endeudamiento que se presentan conjuntamente. De modo que esta decisión va a restringir el uso del crédito público. Es decir, la emisión de deuda en moneda venezolana y moneda extranjera para poder financiar el gasto.

Usted ha dicho que si no se presentaba el presupuesto a la AN, corresponde la reconducción. ¿Qué implica esto?

Desde el punto de vista estrictamente jurídico lo que corresponde es la reconducción, ya que el Presidente no presentó el presupuesto ante la Asamblea como lo dice el artículo 313 de la Constitución.

Pero el argumento del Gobierno y del TSJ es que la AN está en desacato

Recuerda que la Constitución establece que bajo cualquier circunstancia, cualquiera, tiene que ser presentado ante la Asamblea. Entonces, la figura del TSJ es absolutamente absurda porque no está para legislar. Es como si la Asamblea Nacional impartiera justicia, sería un sinsentido. En cualquier caso, estamos ante un acto ilegal, una violación clara a la Constitución que va a tener unas repercusiones financieras muy importantes para el país.

¿Qué pasaría si no se hace la reconducción? Ya se presentó al TSJ el presupuesto 2017

Ese presupuesto es ilegal y quien haga un gasto, reciba un ingreso o haga una operación de deuda pública, basado en un presupuesto ilegal, está cometiendo una usurpación de funciones y será objeto de sanciones. Si no, que se vean en el espejo de Brasil. La presidenta Dilma estuvo violando la Ley de Presupuesto hasta que la agarró la justicia y hoy está destituida. Nosotros queremos buscar una solución a la crisis que vive el país, pero esto nos va a obligar a tomar medidas contra cualquier funcionario que usurpe esa función.

Ahora, yo me pregunto quién eligió al congreso de la patria. La gente votó el 6 de diciembre por una Asamblea representativa del pueblo, en la cual ellos mismos son representantes. Aquí se vive la paradoja de que el TSJ nos está anulando a nosotros y también al PSUV. Está anulando a las dos fracciones donde está concentrado el voto de los venezolanos. Por lo tanto, estamos entrando en un terreno bastante peligroso.

Todavía no podemos valorar en toda su magnitud la trascendencia y las implicaciones de esta decisión que tomó el TSJ. Esto le puede dar pie a cualquier otro gobierno para no presentar el presupuesto a la Asamblea cuando no quiera que lo discutan. Por muy mayoría que se sea, siempre hay que discutirlo, si no vamos a la disolución de la República de Venezuela.

El vicepresidente Aristóbulo Istúriz señaló que la oposición quiere controlar el presupuesto para hacer negocios. ¿Cuál es su posición?

Eso es falso. Primero, nosotros íbamos a incorporar en este presupuesto cuatro cosas:

  1. El pago de tickets de alimentación a jubilados y pensionados, que está aprobado y no ha sido pagado,
  2. La pensión universal para todos aquellos que teniendo la edad y no habiendo cotizado o con cotizaciones incompletas, tengan su pensión;
  3. Un plan de obras para remodelar y dotar los hospitales
  4. y un plan de obras para mejorar las escuelas.

Eso es lo que íbamos a incorporar en el presupuesto. Entonces, no puede haber negocios en el presupuesto cuando nosotros no manejamos el gasto. El gasto lo maneja el gobierno y Aristóbulo no sabe de lo que está hablando.

Hay un organismo multilateral al que el gobierno le solicitó un préstamo por 400 millones de dólares y ese préstamo no se ha ejecutado. ¿Podría decir el nombre de ese organismo?

No lo puedo decir. Lo que sí te puedo decir es esto: Hubo esta solicitud por 400 millones de dólares y llegó a la Asamblea Nacional porque los organismos multilaterales sí se cuidan de hacer las cosas bien. Ellos piden la Gaceta Oficial para ver si está aprobado por el parlamento y si no lo está, según su estatus, el préstamo no es válido y no hacen el desembolso. Sabemos entonces que ese préstamo está paralizado y, en consecuencia, todos los organismos multilaterales como el Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco Mundial o cualquier otro banco internacional que le preste a Venezuela sabe que esa deuda es ilegal.

Relacionados  ¡CONTUNDENTE! Habló el único alcalde del Zulia que no avaló el presupuesto ilegal de Maduro

¿Hay otros organismos en el mismo estatus que éste?

No hay, porque después que se negó el desembolso o préstamo cuando pidieron unos requisitos y no se los dieron, ya que es una operación de crédito público, todos los demás organismos se han abstenido de hacer solicitudes porque saben que no se las van a pagar.

¿Qué está pasando con China? Recientemente hubo diversas informaciones referidas a que no prestaría más dinero a Venezuela. ¿Cuáles serían las implicaciones?

China ha sido el gran prestamista individual para Venezuela. La deuda con China es de unos 25 mil millones de dólares aproximadamente y los chinos están muy cautos porque saben que va a haber un cambio en Venezuela y nosotros también queremos tener una buena relación con ellos.

Ahora, los chinos no han puesto plata, lo que hicieron fue que, de lo que se está venciendo están cobrando los intereses pero en capital y éste se sigue incrementando. Pero hasta donde sabemos no han cobrado más un dólar fresco. Lo que han hecho es que han apoyado unos proyectos.

Los chinos están preocupados por el manejo que le están dando a sus recursos los funcionarios venezolanos que manejan los préstamos con China. Nosotros queremos buenas relaciones con China y las vamos a tener y mejorar sobre la base de una transparencia, que le conviene a los mismos chinos, cuya principal preocupación es la corrupción en el manejo de los fondos públicos, ya que hay proyectos que no tienen la supervisión adecuada ni el control por parte de ellos.

¿Han tenido contacto con inversores?

Todos los días. Yo recibo llamadas, comunicaciones y reportes de los bancos de inversión porque es natural, no es nada pecaminoso que ellos consulten, vean las perspectivas de la economía y todos me han dicho que van a ver con mucha cautela el endeudamiento del año que viene. Si no viene aprobado por la Asamblea, no va a haber un dólar nuevo para Venezuela.

¿Esos contactos con inversionistas se han hecho de cara a entablar relaciones y recibir apoyo ante un eventual nuevo gobierno?

Claro. Nosotros tenemos que buscar financiamiento porque si no vamos a tener la economía en una recesión permanente. Aquí no hay salida de la recesión si no hay financiamiento externo. Punto. Y para eso hace falta llevarle a la comunidad internacional un planteamiento de política económica diferente a la que tenemos hoy.

EL NEGOCIO REDONDO DEL CONTROL CAMBIARIO

El vicepresidente Istúriz ha reiterado que el control cambiario es una medida política y no económica. ¿Qué implicaciones tendrá esta decisión si se mantiene?

Lo que pasa es que ustedes no leen bien la frase de Aristóbulo. Porque dijo “si quitan el control cambiario nos tumban, los negocios”, porque el control cambiario es un gran negocio, es la fuente de corrupción más espectacular que hay en Venezuela.

Ahora, fíjate que el gobierno ha tenido una posición contradictoria. Primero Rafael Ramírez en 2014 dijo que había que unificar la tasa de cambio, luego llegó Aristóbulo y es cuando dice por primera vez esta frase, luego llegó Pérez Abad diciendo que también se iban a unificar las tasas de cambio, al igual que lo dijo Jesús Farías y Aristóbulo vuelve a reconocer que no hay intenciones de quitar el control de cambio ni unificar las tasas. Y mientras eso no se haga, la economía venezolana va a seguir arrastrando los problemas que tiene hoy: alta inflación, endeudamiento masivo y, sobre todo, sobrefacturación de importaciones.

De cada 100 dólares que entran a Venezuela en importaciones, 30 son sobrefacturados, dólares de productos que no entran acá porque no se comparece el monto que tú pagas con los volúmenes físicos que entran al país. Entonces, insisto, el control de cambio es el negocio más redondo que hay en Venezuela. Ese y el Dicom. Y pregúntate quién maneja el Dicom.

¿Quién lo maneja?

El general Rodolfo Marcos Torres que, a la vez, es presidente del Banco de Venezuela. Es un monopolio lo que tienen. Entonces, ¿cómo van a soltar el monopolio que tienen?

¿Qué va a pasar con el Banco Central de Venezuela (BCV) tras esta decisión del TSJ?

El presupuesto del BCV lo aprueba la Asamblea. Vamos a ver quién va a autorizar un gasto basado en un presupuesto que no ha sido aprobado. Por eso digo, el Gobierno tomó el peor de los caminos cuando ha podido venir acá y evitar todos estos problemas. Yo creo que Maduro creó este problema porque sabe que sale en 2017 y quiso dejarnos el problema a nosotros.

El Gobierno también alega que la decisión de no prestarle dinero a Venezuela por parte de algunos organismos es política, ya que el país está en la posición de pagar siempre. ¿Qué opina?

Quien diga que la banca no le presta a Venezuela por una conspiración está hablando una estupidez. El mejor negocio del mundo, aparte del tráfico de drogas, es la deuda venezolana. Los tenedores de deuda venezolana han ganado en lo que va de año casi 40% en dólares por la valorización de los bonos, sobre todo los que están venciendo ahora. Entonces es una estupidez decir que el mercado está cerrado para Venezuela. Está cerrado por el riesgo país y está cerrado por la política económica que no tiene sentido. Alguien que va a prestarle a un país evalúa si le podrán pagar en el futuro.

Leer articulo completo en La Razón

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: