(02/11/2016) Lo que en principio hizo Maduro con el propósito de intimidar al partido Voluntad Popular y a su dirigente, el diputado Freddy Guevara, ha sido una jugada de las que acostumbra al presidente a lo interno pero con mediadores de la talla de El Vaticano parece que las podrían no salirle tan bien como esperaba.

A la sede de Voluntad Popular asistieron  representantes de todos los partidos que conforman la Mesa de la Unidad y en la voz de Henry Ramos Allup manifestaron su apoyo irrestricto a Freddy Guevara y también a cualquier diputado de la AN, gobernados,  alcalde o líder político en general que sea víctima de las agresiones del régimen de Maduro.

Agregó Ramos Allup que el sólo sentarse a dialogar con el régimen pone en evidencia su debilidad porque no tienen ninguna respuesta lógica ni democrática ante todas las violaciones a la constitución y las leyes cometidas.

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: