(08/11/2016) Por lo observado ayer durante el primer día del juicio que el gobierno de los Estados Unidos le sigue a Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, mejores conocidos por sus nexos con la primera combatiente y esposa del presidente, Nicolás Maduro,  tal parece que la defensa los quieren vender al jurado como unos jóvenes estúpidos, casi idiotas que cayeron en una trampa por incautos.

Zach, Uno de los abogados de la defensa, “No es un secreto que el gobierno de Venezuela está enfrentado a Estados Unidos. Efraín no es el barón de la droga que el gobierno nos quiere hacer creer (…) No tiene una posición en el gobierno venezolano. No vive en la Casa Blanca venezolana”.

“Hubo un puñado de decisiones estúpidas, estúpidas de mi cliente y su primo que no equivalen a una conspiración criminal (…) Efraín y Franqui eran demasiado estúpidos y demasiado inexpertos” para darse cuenta de que esto era una trampa. “Nunca hubieran podido producir 800 kg de cocaína“, añadió.

Por su parte, el abogado de Flores de Freitas, Michael Mann, atacó duramente la credibilidad de los informantes de la DEA que pretendieron pertenecer al cartel mexicano de Sinaloa frente a los venezolanos, y dijo que son unos “grandes mentirosos” que fueron declarados culpables de narcotráfico en el verano boreal pasado, tras el arresto de los sobrinos de la primera dama Cilia Flores.

Esta estrategia les puede resultar cuesta arriba a la defensa de los narcosobrinos porque se sabe que los narcosobrinos llevaban una vida ostentosa en Venezuela, portaban pasaportes diplomáticos otorgados por el gobierno de Maduro y sus vínculos familiares con la pareja presidencial les era permitido moverse a lo largo y ancho del territorio nacional sin que ninguna autoridad osara detenerlos ni siquiera en los aeropuertos por donde supuestamente sacaban la droga.

Relacionados  ¡SÍ, CÓMO NO! Mario Silva: Narcosobrinos ganaron juicio pero la orden fue dejarlos presos

Demasiadas pruebas se han levantado contra Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas y la defensa tiene solo dos semanas para convencer al jurado de que estos “jóvenes estúpidos” son inocentes de los cargos que se le acusan.

Los acusados, se presentaron vistiendo trajes civiles y permanecieron en silencio mientras escuchaban la traducción simultánea del inglés al español. La máxima pena por sus delitos es la cadena perpetua, reseñó AFP.

Con información de Agencias

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: