(08/11/2016) La viceministra de la Suprema Felicidad, Carolina Cestari, convocó a todo el personal del Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela a una reunión . Una vez que todos estuvieron presentes, la viceministra se transformó en un demonio y comenzó a amenazar a los empleados diciendoles que aquellos que no se sientan chavistas, que se vayan y busquen trabajo en otro lugar.

“¿Usted no está de acuerdo con el proceso revolucionario? sea coherente con su posición política y busque trabajo en otro lado”, afirmó la viceministra.

Para la chavista es una contradicción trabajar en el estado y querer que se vaya el presidente Nicolàs Maduro. “Esas contradicciones deben resolverse fuera del estado”.

Definitivamente La viceministra de la Suprema Felicidad ya no es tan feliz porque el rechazo a Maduro lo siente en los pasillos de los ministerios que frecuenta.

Con información de La Patilla 

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: