(16/11/2016) En la sesión de ayer martes en la Asamblea Nacional ocurrió un hecho novelesco cuando el diputado Rafael Guzmán (Mesa de la Unidad)  ejercía su derecho de palabra fue enfrentado e interrumpido varias veces por la diputada oficialista, Tania Díaz. Esto hizo que Guzmán le pidiera que se calmara de una manera desacostumbrada. Le dijo “Cálmate Vampira”.

Esto hizo que la diputada acompañada por Héctor Rodríguez y otros diputados del oficialismo se acercaran al estrado a reclamar a Guzmán por lo que ellos calificaran de insulto a una dama respetable.

Héctor Rodríguez en representación de su bancada tomó la voz cantante y se acercó agresivamente a Guzmán para exigirle respeto y explicarle que Tania Díaz no era ninguna vampira sino una dama respetable de la sociedad chavista. En medio del bullicio alguno de los presentes le lanzó a Rodríguez un vaso de agua probablemente bendita a para que se calmara.

Después de curioso episodio, el diputado Rafael Guzmán explicó que haberle dicho “vampira” a la parlamentaria,  no fue un insulto sino una “caracterización laboral”.

“Esa es una caracterización laboral que no la inventamos nosotros, sino un compañero de partido (Mario Silva). Es igualita a como ellos agarran y se refieren como escuálidos a los venezolanos que piensan distinto”, declaró en una entrevista a Globovisión este miércoles. El parlamentario negó que sea misógino o que pretenda ofender a las mujeres.

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: