(20/11/2016) Era eso lo que se veía venir luego del aumento de salarios. Y con ello empresas que cierran y empleados a la calle. Ya son muchas las voces en el Gobierno que advierten no insistir en las políticas socialistas.

Se seguirá con el mismo discurso, porque nuestra gente no lo entendería, pero se ha diseñado una política de alzas silenciosas, de virar hacia el libre comercio”. No lo anuncia ninguno de los dos hombres del poder, Nicolás Maduro y Diosdado Cabello. Son otros, en grados inferiores quienes dejan colar las políticas previstas.

Este año ya se aumentó la gasolina, pero acaba de salir el gobernador del Táchira, Vielma Mora a proponer que “es necesario subir el combustible para ayudar nuestra Venezuela”. A su juicio el incremento traería beneficios, “para terminar obras de infraestructura, vialidad, atender los establecimientos para el adulto mayor, escuelas, liceos, bibliotecas y viviendas”. Y para rematar: “Yo, Vielma Mora José Gregorio, revolucionario del 4 de Febrero, compañero de lucha del comandante supremo Hugo Chávez, socialista, católico, pido hoy el aumento de la gasolina”. Nada dice el mandatario regional de las consecuencias que eso acarrea, en los pasajes, en el transporte de los productos, etc. Peor aún, nada menciona de las estaciones de servicio con venta de combustible a precios internacionales que están funcionando en Táchira, mientras la frontera está cerrada.

Es decir, Vielma sabe que quienes se han visto obligados a tener que surtirse en esas estaciones son los desesperados fronterizos, que optan entre pasar horas en cola o comprar unos litros a precios internacionales en un país petrolero. Algunos servicios manejados por el Estado, como el gas doméstico ya aumentó 2.500% (de Bs. 10 a 250).

Salió otro de los menos visibles, el vicepresidente de la República, Aristóbulo Istúriz. Dijo que el Gobierno estudia los costos del café y de la azúcar “para establecer precios justos”. Lo que no dice el funcionario es que los llamados precios justos son una farsa. La azúcar la están vendiendo en los centros de los gobiernos de Zulia, Barinas y Táchira en más de Bs. 2 mil y el café en 7 mil.

Los servicios se deterioran, mucha gente busca comida en los basureros, lo poco q funciona como el Programa de Alimentación Escolar se limita a uno o dos días de alimentos casi siempre caraota, arroz y pasta. Guarda silencio el Presidente ante la grave crisis hospitalaria por falta de medicamentos.

Lo que sí dijo el Presidente Maduro es que “nadie se obsesione con procesos electorales que no están en la Constitución… Cojan mínimo les digo a aquellos sectores que quieren seguir insistiendo en procesos electorales imposibles para Venezuela… Venezuela no tiene déficit de elecciones”. ¿Olvidaría que las elecciones a gobernadores son constitucionales y fueron aplazadas más de seis meses? Viene un rosario de aumentos que el Gobierno disfrazará.

Sebastiana Sin Secretos

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: