(27/11/2016) Cuando Lorenzo Mendoza fue impedido de viajar hace dos semanas a Quito, Ecuador, dio a conocer algunas informaciones relevantes acerca de la producción de alimentos por parte de Empresas Polar. Una de ellas es que mientras que a la Polar le impiden sincerar sus costos para poder vender la Harina Pan a 750 Bs , el gobierno importaba la misma Harina Pan desde Colombia para venderla a exorbitante cifra de 2.550 Bs.

La pregunta necesaria es ¿Quién se beneficia de todo esto? ¿Es solamente el deseo malsano de arruinar a la única empresa productiva de alimentos que queda en Venezuela? ¿O se trata que la corrupción sigue ahora tan campante como lo ha estado en los últimos 18 años pero ahora ya no roban solamente a PDVSA sin que le meten la mano al bolsillo de los venezolanos?

En un artículo publicado en El Nacional, se explica con buen nivel de detalle que mientras acá se vende aceite vegetal en envase de 900 mililitros, en Cúcuta se consigue la misma presentación de 1 litro por 900 bolívares más barato.

La harina precocida importada cuesta en San Cristóbal 3.325 bolívares y en Cúcuta, 1.960 bolívares. Igual ocurre con la harina de trigo, el azúcar, las arvejas, el arroz, la mantequilla y la pasta.

El mercado comprado en Colombia incluye un paquete de 40 toallas sanitarias ultrafinas con alas en 7.920 bolívares, mientras que el comprado en Venezuela contiene un paquete de 12 unidades en 3.100 bolívares. Lo mismo ocurre con el papel higiénico: el adquirido en Cúcuta incluye un paquete de 24 rollos en 14.400 bolívares y el de importados comprado en San Cristóbal tiene un paquete de 4 rollos en 3.900 bolívares.

Además de Vielma Mora cuales son los otros jerarcas del régimen encargados de la importación de alimentos. ¿Por qué, si son tan revolucionarios, permiten este desfalco al bolsillo del venezolano? ¿O es que la corrupción y la revolución van siempre de la mano?

7C

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: