(01/12/2016) Las fuertes lluvias que han caído en los últimos días en el país han afectado a varias regiones y provocado que se les declare en emergencia. Muchas han sido las imágenes que se han difundido, a través de las redes sociales, sobre las inundaciones en estados como Mérida, Miranda, Carabobo, Nueva Esparta, Lara y Zulia.

Pero Maduro, lejos de buscar atenuantes que aliviaran este nuevo mal que se abate sobre algunas poblaciones, quiso hacérselas pasar de iluminado diciendo lo siguiente:

Yo me alegro cuando llegan las lluvias (…) Bienvenida la lluvia, no le tengo miedo. Alegrémonos porque es agua bendita (…) A veces nos cae un chaparrón, [pero] así se recuperan los embalses”, expresó. Para rematar, o para colmo, agregó: “Tampoco nos está llegando un huracán como en el Caribe”.

Pero en algún lugar recóndito de su mente, sabía que alguien estaba sufriendo mucho por las lluvias y podría verl a él como responsable directo pero lejos de buscar una solución al problema, lo que intentó – tal como es su costumbre – fue buscar culpables para librarse de responsabilidades.

 “Puerto Cabello es un ejemplo: cayó en 7 horas lo que debía llover en un mes. Siete horas continuas. Eso unido ha ocasionado las fallas de los drenajes producto de la irresponsabilidad. He pedido una investigación para ver las responsabilidades sea de quien sea y aspiro a tener el informe pronto para tomar medidas con aquellos irresponsables, al nivel que estén, que ocasionaron por falta de atención de esos drenajes”, amenazó.

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: