(02/12/2016) El presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, monseñor Diego Padrón, señaló que la situación económica y social tiene a todos los venezolanos muy urgidos e inquietos sobre una respuesta del gobierno que garantice mejores condiciones de vida.

“Con la devaluación de la moneda es imposible adquirir lo esencial y menos cualquier producto accesorio. Por el contacto con la gente nos percatamos de que hay miedo porque no se sabe si llegaremos a la Navidad con cierta tranquilidad. La crisis que vivimos va a producir un colapso en el país, en un momento podemos encontrarnos paralizados y será cuando el gobierno deba asumir su responsabilidad en los cambios radicales que se requieren”, subrayó.

El también arzobispo de Cumaná afirmó que el Ejecutivo solo no puede resolver la crisis nacional; por eso, se necesita del diálogo, que, indicó, es un proceso largo y lento, lleno de marchas y contramarchas, que no produce resultados inmediatos, al menos que sea la liberación de los presos políticos, y no obstruye el desarrollo de otros mecanismos constitucionales ante la crisis, entre los que mencionó acciones concretas de los partidos y acciones cívicas.

Monseñor Padrón expresó que en medio de la crisis económica y social del país, “el gobierno podría ejercer acciones conjuntas con la empresa privada, pero esto no puede hacerse mientras mantenga un lenguaje de confrontación, atacando y perturbando. El gobierno atribuye todo a una guerra económica que no ha sido capaz de derrotar. El momento es tan tenso y riesgoso que no puede lograrse nada mediante el desencuentro. El gobierno debe oír el clamor del pueblo y entenderse con la oposición”.

Estallido

El presidente de la CEV no cree que se produzca un estallido social pese a la gravedad de la situación del país porque la gente está preocupada y ocupada buscando alimentos y medicinas. Añadió que en el subconsciente de los ciudadanos está el recuerdo de que en las salidas violentas es el pueblo quien pone los muertos.

Los violentos son los que están en el gobierno, son los que han comprado y tienen las armas”, afirmó.

Señaló que no está claro el caso de los 13 hombres asesinados en la llamada Masacre de Barlovento, así como otros incidentes en varios estados “donde ha habido un nivel muy grave de mortandad”.

Monseñor Ovidio Pérez Morales, obispo emérito, puntualizó en su cuenta de Twitter que el momento que atraviesa Venezuela impone definiciones claras: “O dictadura totalitaria castrocomunista o democracia pluralista constitucional. O colapso o reconstrucción”. El prelado aboga en las redes sociales por la salida electoral a la crisis mediante el referéndum revocatorio este año.

“Jesús viene en Navidad y quiere encontrar un país liberado de opresión política+economía de hambre+corrupción, violencia, mentira sueltas”. Pide consultar al pueblo sobre lo que quiere para la nación, parar los paños calientes “porque el tsunami avanza”.

El Nacional

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: