(02/12/2016) Muerto Hugo Chávez, el padre de la Revolución Bolivariana, los capitanes del chavismo se repartieron Venezuela como si fuera la herencia, y el grupo de Diosdado Cabello se quedó con los ingresos fiscales, la minería y los alimentos, mientras que el petróleo pasó a manos del grupo liderado por Nicolás Maduro, confesó Efraín Campo Flores,  uno de los sobrinos del gobernante, arrestado en Nueva York.

La explicación fue brindada por Efraín Campo Flores, el sobrino político criado como un hijo por Maduro, cuando exponía el poder acumulado por Cabello –el número dos del chavismo– frente a un presunto representante del Cartel de Sinaloa que cooperaba con la agencia antidroga estadounidense DEA, según las grabaciones realizadas por las autoridades de EEUU y obtenidas por el Nuevo Herald.

La declaración es solo una de las múltiples revelaciones que salieron durante el juicio en el que Campo y su primo, Franqui Flores de Freitas, fueron declarados culpables de conspirar para tratar de contrabandear 800 kilogramos de cocaína a Estados Unidos.

Otras de las impactantes revelaciones incluyen el uso de fondos del narcotráfico para financiar las campañas electorales del chavismo y el uso arbitrario del sistema judicial para encarcelar opositores o cualquier persona incómoda en Venezuela.

En una de las grabaciones tomadas a finales de octubre del 2015 en Caracas, Campo explicaba a quién creía que era representante del Cartel de Sinaloa, José Santos Peña, que el poder de Cabello rivalizaba con el de “mi padre”, Maduro.

“Se hizo un pacto, vamos a decir a puertas cerradas” y Cabello dijo: “Déjenme ustedes estas tres cosas a mí (la recolección de impuestos, la minería y los dólares preferenciales vinculados a la importación de alimentos) y ustedes solamente dominan el petróleo completo”, explicó Campo en la conversación, que había sido organizada para negociar múltiples envíos de cocaína a Estados Unidos.

Entonces –que en paz descanse– Chávez muere. Y entonces esto quedó en manos de él, y entonces el petróleo quedó en manos de nosotros. ‘Bueno, si yo les doy de esto, ustedes me dan de esto’. Y dijimos: “Oh, bueno, las ganancias son básicamente las mismas, de repente acá un poquito más que allá, o allá es un poco más que acá, pero… entonces nosotros no nos metemos en el parche de ustedes”, agregó.

Relacionados  ¿Vienen por Cilia o por Maduro?

Fue un arreglo que perjudicó a Campo y a Flores directamente.

Trabajábamos con oro, nosotros trabajábamos […] con cemento, nosotros trabajábamos con hierro y […] eso nos, nos lo quitamos, pero para nosotros es, es un conflicto de poder”, agregó.

Cabello, quien es a su vez investigado por la justicia estadounidense bajo la sospecha de que lidera la organización de narcotráfico venezolana conocida como el Cartel de los Soles, mantiene el control de los puertos y aeropuertos del país, agregó Campo.

Pero una de las tajadas más atractivas de los negocios en Venezuela es el acceso al tipo de cambio preferencial para la importación de alimentos, los cuales son adquiridos a una tasa escandalosamente inferior frente al tipo de cambio paralelo, el que está disponible para la inmensa mayoría de los venezolanos.

El tipo de cambio oficial para las importaciones prioritarias actualmente tiene una tasa preferencial de 10 bolívares por dólar, frente a la tasa paralela que el jueves fluctuaba por encima de 4,600 bolívares por dólar.

Operaciones corruptas con dólares adquiridos con la tasa preferencial y luego desviados al mercado negro, donde generan colosales ganancias, han costado a la nación más de $25,000 millones, según denunció años atrás el ex ministro de Planificación y Finanzas, y otrora gurú económico de Chávez, Jorge Giordani.

Campo explicó en distintas conversaciones con Santos Peña que él estaba muy urgido de iniciar lo que debían ser múltiples envíos de cocaína a Honduras y México.

La meta era obtener $20 millones antes de las elecciones parlamentarias de Venezuela de diciembre del 2015, monto que especialmente buscaba financiar la campaña para la diputación de la esposa de Maduro, Cilia Flores.

Campo, quien se refería a Flores como “mi mamá”, insistió en varias ocasiones que necesitaba el dinero antes del 6 de diciembre.

“Porque nosotros estamos en elecciones, ¿me entiendes? Mi mamá, mi mamá va para elecciones, entonces yo necesito veinte millones de dólares”, dijo en una de las grabaciones.

Leer articulo completo en El Nuevo Herald

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: