(05/12/2016) El viernes pasado, Maduro manifestó una furiosa reacción por una carta confidencial que a instancias del Papa envió el cardenal Pietro Parolin a Maduro en fecha 2/12/2016, con copia a Jorge Rodríguez, a Samper, a los 3 ex presidentes y a la MUD.

En la carta, la Santa Sede expresamente demanda (esa es la palabra que usa: “DEMANDA”) que antes del 6D se produzcan cuatro hechos:

  1. Que se tomen las medidas para el ingreso de alimentos y medicinas al país para aliviar la crisis humanitaria;
  2. Que las partes acuerden un cronograma electoral;
  3. Que se restituya a la AN las competencias que le establece la Constitución y
  4. Que se libere a los presos políticos (“detenidos”).

La carta termina con la advertencia de que “la Santa Sede se reserva el derecho de hacer pública esta comunicación cuando lo considere conveniente“.

El contenido y tono de la carta puede implicar un giro sustancial en la dinámica del “diálogo”.

Por este motivo Maduro dijo a través de una transmisión en vivo y directo por Venezolana de Televisión (VTV): “Hay maniobras para implosionar la mesa de diálogo con la complicidad de uno de los factores acompañantes que invitamos al diálogo. Están tratando de implosionar la mesa. La derecha (…)Tengo las pruebas”.

Por otra parte, señaló que “los participantes del diálogo son invitados del Gobierno, como participantes y acompañantes”.

Maduro se refiere al Vaticano cuando habla de un “facilitador” que estaría “saboteando”.

Estamos a un día del esperado 6D, día que marca un hito tanto para la Mesa de la Unidad como para el gobierno. Si los rumores de esta carta resultaran ciertos, el régimen de Maduro quedaría muy mal parado pero lamentablemente el Vaticano también y la MUD que habría sido la víctima del diálogo podría salir fortalecida de este grave incidente.

Relacionados  Chúo Torrealba ratifica existencia de la carta enviada por El Vaticano

lapatilla.com y El PaisZeta

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: