(05/12/2016) Casi al mismo tiempo en que Maduro pide una reunión personal con el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez para ver de qué forma se puede reincorporar a Venezuela en el Mercosur, la Canciller venezolana, Delcy Rodríguez denunció que la expulsión de Venezuela del Mercosur constituye una violación de los derechos de Venezuela.

Según comunicado de la cancillería “Un grupo de cancilleres confabulados para tramar un fraude contra la institucionalidad mercosuriana no puede sustituir su legalidad, en franco abuso de poder mediante la invención de sanciones que no existen en ninguna norma del bloque, al peor estilo unilateral, autoritario y antidemocrático. Tan grosera y ordinaria actuación solo encuentra explicación en el mandato imperial que cumplen los cancilleres contra Venezuela”.

La Cancillería también precisa que Venezuela no sólo ha cumplido con el marco normativo mercosuriano, sino que lo ha hecho con mayor eficiencia que el resto de los países. “Si fueran al menos coherentes con sus propias mentiras, debieran primero suspenderse a sí mismos, dado su extravagante y escandaloso retraso en la incorporación de las normas”, indica.

El presidente Nicolás Maduro denunció este sábado que los gobiernos de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay han obrado de manera ilegal y muy injusta contra la República de Venezuela para suspenderla del Mercado Común del Sur (Mercosur).

Los argumentos que el Mercosur argumentó para expulsar a Venezuela mezclan temas económicos, junto con cuestiones políticas y de derechos humanos.

Venezuela debería haber adoptado, por ejemplo, el nomenclador arancelario común. “Y todo eso viene muy demorado”, le dijo a BBC Mundo el experto argentino en Mercosur y comercio Miguel Ponce.

Los plazos para el libre comercio con cada uno de los otros miembros no se han cumplido ni la coordinación progresiva de políticas macroeconómicas que pretende el bloque.

Nosotros tenemos arancel cero entre los cuatro países desde hace muchísimo tiempo y todavía con Venezuela no hemos logrado que termine aprobando y cumpliendo” las normas, explica Ponce.

Además de lo anterior, Venezuela cierra el 2016 con una inflación superior al 700% y se vaticina para el 2017 una inflación cercana al 2000%. Además, el control de cambios y las restricciones económicas a la libre empresa prácticamente obligarían al resto de los socios del Mercosur a hacer negocios con el gobierno de Maduro que está muy cerca de caer en default.

Los mas de 100 presos políticos que debieron ser liberados como resultado de las mesas de dialogo, también son un duro hndicap contra el gobierno de Maduro.

El presidente Tabaré Vasquez ha afirmado que la expulsión de Venezuela “no es irreversible” pero sin duda tendría que cumplir con los acuerdos de ese organismo multilateral.

A continuación el comunicado completo

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR

PARA RELACIONES EXTERIORES

COMUNICADO

La República Bolivariana de Venezuela, en pleno ejercicio de la Presidencia Pro-Témpore del MERCOSUR, rechaza y denuncia ante la comunidad internacional, muy particularmente ante los pueblos que integran el MERCOSUR, el grave ilícito fraguado por cuatro (04) Cancilleres del bloque, que pretenden imponer una fraudulenta suspensión a los derechos legítimos de Venezuela como Estado Parte, mediante falsos supuestos preconcebidos para agredir y hostigar a nuestro país.

La pretendida sanción no tiene sustento legal válido, carece de procedimiento jurídico expreso y de un cuerpo colegiado competente para decidir. Un grupo de Cancilleres confabulados para tramar un fraude contra la institucionalidad mercosuriana no puede sustituir su legalidad, en franco abuso de poder mediante la invención de sanciones que no existen en ninguna norma del bloque, al peor estilo unilateral, autoritario y antidemocrático. Tan grosera y ordinaria actuación solo encuentra explicación en el mandato imperial que cumplen los cancilleres contra Venezuela.

Los cuatro ministros están tan conscientes de que la normativa de MERCOSUR no les autoriza a tomar tan írrita decisión, que durante estos meses han saltado del forjamiento de una a otra excusa antijurídica para procurarse un sustento de su engaño, por lo que han terminado en el absurdo extremo de invocar la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados, a sabiendas que no aplica a Venezuela por no ser signataria de este instrumento.

Los cancilleres confabulados en realidad enmascaran su profunda intolerancia política e ideológica contra la Revolución Bolivariana, y su modelo integracionista y unionista. Han buscado soliviantar a la opinión pública internacional, para dañar a Venezuela, aún a costa de golpear el proceso de integración y a la propia organización.

Venezuela no sólo ha cumplido ostensiblemente con el marco normativo mercosuriano incorporando en apenas cuatro (04) años el noventa y cinco por ciento (95%) de las normas, sino que lo ha hecho con mayor eficiencia que el resto de los países, que en veinticinco (25) años desde su fundación, ni siquiera se acercan a nuestro porcentaje de internalización normativo. Si fueran al menos coherentes con sus propias mentiras, debieran primero suspenderse a sí mismos, dado su extravagante y escandaloso retraso en la incorporación de las normas.

La República Bolivariana de Venezuela rechaza y denuncia este acto arbitrario y fraudulento que constituye una grave infracción internacional. Venezuela sigue y seguirá ejerciendo todos sus derechos como Estado Parte del MERCOSUR por mandato de la ley, y exige a los cuatro Gobiernos que dejen de eludir los procedimientos legales y se avoquen al cumplimiento del mecanismo de Negociaciones Directas contemplado en el Tratado de Olivos para la Solución de Controversias, como mecanismo de diálogo y negociación política.

A los gobiernos que asumen la ilegalidad e intolerancia como conducta, decimos que la verdad se impondrá y la historia será una vez más testigo de su derrota.

A los pueblos del Sur, manifestamos nuestro compromiso con una mayor integración, con el respeto a la consolidación del MERCOSUR y los llamamos a mantenerse alertas frente a este nuevo ataque en contra del espíritu Bolivariano.

“Seguramente la unión es la que nos hace falta para completar la obra de nuestra regeneración”.

 Simón Bolívar

Caracas, 3 de diciembre de 2016

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: