hasta_cuando

(16/12/2016) Hacía meses que no escribía una nota porque no soy periodista, no dispongo de fuentes de información y sentía que no tenía nada nuevo que escribir. Todos los venezolanos saben lo que sucede en el país, no necesitaba recordárselo. Sin embargo la situación actual es tan caótica y triste que decidí escribir estas líneas para resaltarla.

¿Qué puede ser peor para un país que las familias vean a sus jóvenes instruidos tener que viajar para conseguir trabajo o mejores condiciones de vida?, no hay palabras para narrar el dolor de una familia cuando uno de sus miembros muere por causa del hampa, eso lo he vivido; es triste que una familia tenga que orar para que no se le dañe un electrodoméstico porque no podrá reponerlo, por ejemplo, un aire acondicionado de 12000 BTU cuesta Bs. 500.000, más de dieciocho salarios mínimos; es lamentable que ahora se consigan alimentos importados pero que no haya el dinero para comprarlos, porque ellos se venden a precios dolarizados y a los venezolanos se les paga su salarios y pensiones en Bolívares tan devaluados que los desecharon, es deprimente que en este país la gente se enferme y no consiga las medicinas para curarse, la salud anímica de los venezolanos se ha afectado porque todos están preocupados por el día de mañana, por el que deberán hacer para conseguir las cosas elementales para subsistir. Estas son las cosas que vive el ciudadano común, pero los empresarios, comerciantes también tienen problemas gigantes y lo que consiguen es que se les culpe de la crisis económica existente.

Indudablemente los únicos causantes del anterior caos son los rojo, rojitos, como decía el hombre que destruyó a Pdvsa, eso lo sabemos, ellos han tratado de hacer lo que les interesa, lo que me duele es que el país se lo haya permitido; el que tengan el poder y las armas no es más que una excusa, para justificar la timorata actuación del venezolano, una excusa para la inacción; la única verdad es que hemos permitido que hagan con nosotros lo que les de la gana. Y ese atropello a la Constitución y de los derechos ciudadanos no es nuevo, eso comenzó desde los inicios de este régimen y todo se lo permitimos, lo que nos llevó al foso que predijimos muchísimas personas hace más de una década.

Lo que me resta es recomendar a los líderes opositores que cumplan con su trabajo o que cambien de profesión y den cabida a un nuevo liderazgo, porque la realidad es que han fracasado, en casi dos décadas, para sacar a esta marabunta roja que inventó el inmortal y que nos ha llevado a la triste situación que estamos viviendo. El liderazgo político es el único que puede promover la acción de los millones de venezolanos que están sufriendo calamidades y que estarían dispuestos a respaldarlos. No es fácil expresar lo anterior, pero es nuestra realidad.

Por Roberto Muñoz en Tal Cual

[email protected]

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: