delacion_findelmundo

(16/12/2016) En la tarde del miércoles 23 de noviembre se anunció formalmente que Marcelo Odebrecht, heredero y presidente del gigante de la construcción, había firmado su “acuerdo de delación premiada” con la cual esperaría obtener una reducción importante a su condena.

Este acuerdo de delación premiada ha sido calificado por medios cariocas como “La delación del Fin del Mundo” o “La Confesión del Fin del Mundo”, a cambio de ella, el otrora empresario más influyente de Brasil consiguió que su condena de 19 años se cambiara por un regimen de “casa por carcel” el cual se extendería solo hasta diciembre de 2017.

Junto con Odebrecht, los fiscales brasileños firmaron recientemente acuerdos de delación premiada con, al menos, otros 50 ejecutivos del conglomerado empresarial, lo que permitirá abrir nuevas líneas de investigación en la operación Lava Jato que han puesto a temblar no solo a politicos del Brasil sino de toda latinoamérica incluida Venezuela.

Como se recordará, Odebrecht es una de las más importantes empresas constructoras del Brasil que había sido favorecida a través de influencias políticas con proyectos muy importantes de la estatal petrolera del Brasil, Petrobras.

Según reporta el diario Quinto Día, en los próximos días y meses habrá revelaciones sobre cómo el caso de la corrupción en Brasil, salpicó a Venezuela. Un informe se conoció la semana pasada, durante la Convención de Periodistas de Investigación.

Antes, en Brasil, el presidente preso de la transnacional Odebrecht, había confesado cómo repartió millones de dólares para políticos latinoamericanos, incluido el Presidente de El Salvador para la época. Odebrecht tiene contratos en Venezuela por más de 50 mil millones de dólares.

La Delación del Fin del Mundo

En seis meses, según uno de los investigadores, habrá muchas noticias de corrupción en países latinoamericanos. Este es parte del informe, conocido en Panamá: de acuerdo con varios periodistas de investigación brasileños que han reportado el caso Lava Jato, Marcelo Odebrecht ya habría firmado una mega confesión “bautizada” como “La Delación del Fin del Mundo”, con la cual quedarían al descubierto operaciones ilícitas en Panamá, Santo Domingo, Perú, Argentina y Venezuela. De hecho, la prensa brasileña reveló que Odebrecht afirmó haber destinado $5.3 millones para financiar la campaña de Mauricio Funes, quien ganó la presidencia de El Salvador en el 2009 y que actualmente se encuentra asilado en Nicaragua.

Además de él, quien se encuentra detenido desde junio del año pasado, otros 77 altos ejecutivos del grupo, que controla la mayor constructora de América latina, también empezaron a firmar acuerdos de cooperación. A cambio de contar todo lo que saben del esquema de corrupción existente no sólo en la estatal de petróleo Petrobras, sino también en otras obras públicas que consumieron miles de millones de dólares, podrán tener sus condenas reducidas.

Las negociaciones entre detenidos, fiscales federales y Policía Federal suelen ser largas, tensas e intrincadas, antes de que se llegue a la firma con el Ministerio Público. En ese trámite, ya se sabe que tanto Marcelo Odebrecht como sus antiguos directores mencionaron los nombres de por lo menos 130 diputados, senadores, ministros, además de otros veinte gobernadores o ex gobernadores del Brasil.

El chavismo venezolano

lula-odebrecht-chavez

La empresa brasileña Odebrecht está en Venezuela desde 1992. Desde la llegada de Chávez al poder y mediante acuerdos con el “Hermano Lula”, Venezuela se convirtió en el principal cliente de esta empresa fuera de Brasil. Los negocios de esa empresa con Venezuela ascendieron a 5.400 millones de dólares, que representan el 21% de los negocios totales de la compañía al cierre de 2010, incluidos los proyectos que ejecuta en Brasil, su mercado natural. La participación de Venezuela en la cartera de Odebrecht, se eleva al 38% cuando la comparación se hace solo entre los negocios que tiene fuera de su país. En otras palabras, Venezuela se ha convertido para Odebrecht en una auténtica mina de diamantes.

Lineas del Metro de Caracas están bajo la Lupa en Brasil

Según investigaciones realizadas, Chavez y Lula se reunieron el 29 de mayo 2009 en El Salvador y acordaron que el BNDES desembolsaría 747 millones de dólares para financiar la construcción de líneas de Metro de Caracas. Se acordó que el trabajo lo realizaría la constructora Odebrecht. Seis años más tarde (y dos años después de la muerte de Chávez), hay indicios graves de irregularidades en la operación, escondidos en la opacidad casi impenetrable del BNDES. Los documentos confidenciales del Tribunal, obtenidos por EPOCA, revelan que la empresa constructora recibió muchísimo más dinero del necesario para llevar a cabo las obras y no presentó las garantías necesarias para cubrir el riesgo de incumplimiento o impago.

Estas corruptelas de alto nivel que utilizaron a la constructora Odebrecht como engranaje para lograr propósitos ocultos, ya han comenzado a ser investigadas en Brasil. En Venezuela la fiscal no se ha dado por enterada. Esos millardos de dolares perdidos no le hacen falta a Venezuela.

Seguramente La Delación del Fin del Mundo revelará informaciones muy importantes que hasta el momento se conocen en Venezuela de forma muy ligera pero en los próximos días o meses esta situación va a cambiar.

7c

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: