aristobulo

(23/12/2016) ¿Se acuerdan cuando en septiembre de este año, Aristóbulo afirmaba que en estas navidades la felicidad estaba garantizada? Seguramente cuando lo hizo ya sabía que su presidente iba a prohibir la circulación de los billetes de Bs. 100 porque a todas las desgracias existentes en la vida del venezolano, esa era la única que faltaba para asegurarle unas felices navidades a los dirigentes del PSUV.

En aquel momento, Aristóbulo Istúriz dijo que “las navidades felices están garantizadas porque está despuntando la distribución de alimentos en el país”. Para lograr este cometido, el partido de gobierno ya había proyectado apropiarse de la propiedad privada obligando a Procter & Gamble “vender” la mitad de su producción al gobierno a precio de gallina flaca, decomisar o robar más de 3 millones de juguetes a la distribuidora Kreisel y obligar a distintos comercios a nivel nacional ofrecer rebajas de más del 70%.

Señalaba Aristóbulo que el Gobierno Nacional estaba “a punto de partirle la columna vertebral a la guerra económica “aseverando que el último cuatrimestre del año será mucho mejor en el ámbito socioproductivo, de abastecimiento y en general económico para el país.

1

Pero ni siquiera con estas abusivas medidas han logrado que estas navidades sean “felices”. Hoy el venezolano se siente aún más desprotegido en cuanto a sus derechos humanos, económicos y sociales. La escasez es de tal magnitud que las bolsas CLAP brillan por su ausencia en casi todo el país y las restringen solamente a algunas zonas populares dejando por fuera a más de la mitad de la población.

Lo más grave es que cada día que pasa son más los venezolanos que piensan seriamente buscar un mejor horizonte en tierras lejanas dejando atrás a la tierra que en otro tiempo sí le aseguraba unas navidades felices.

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: