gobierno_bota_trabajadores

(04/01/2017) Posiblemente de nada les sirvió a muchos  de los 300.000 empleados públicos que en la administración pública estaban bajo contrato, haber ido a las marchas del gobierno y probablemente haber votado por Maduro porque el régimen, después de haberse robado casi todo el dinero de los venezolanos, se ha dado cuenta que para reducir los gastos del Estado debe comenzar a reducir la nómina de trabajadores y lo más “sencillo” es botar a trabajadores públicos que están a tiempo determinado. Esta espada de Damocles ya caído sobre al menos 10.000 trabajadores que en los escasos 4 días que ya tiene este año han quedado sin trabajo y no saben a dónde recurrir.

La noticia la hizo pública la Unión Nacional de Trabajadores que alertó que el gobierno lleva a cabo una razia laboral desde el 30 de diciembre para reducir drásticamente su nómina, ya que han recibido denuncias del despido de 10.000 empleados de la administración pública, publica El Nacional.

Marcela Máspero, coordinadora de la Unete, indicó que muchos de los perjudicados han informado a los sindicatos que la situación se ha registrado en Bolivariana de Puertos, Ministerio de Agricultura y Tierras, Aeropuerto de Maiquetía y el Seniat.

Explicó que para las expulsiones “el gobierno se vale de la suspensión del contrato de trabajo a tiempo determinado con los empleados que mantiene bajo esa figura, sin embargo la Ley Orgánica del Trabajo establece que al cumplirse un año como contratado el trabajador debe ser pasado a la nómina fija”.

Máspero refirió que trabajadores cuyos contratos fueron rescindidos ejercen funciones en el sector público desde hace 2, 4, 6, 10 y hasta 16 años, por lo que el Ejecutivo “incurre en una flagrante violación de la Ley del Trabajo”.

Relacionados  Botan a empleados de empresas de alimentación y no les pagan liquidación

La sindicalista señaló que con los contratados el gobierno incurre en la práctica de la tercerización, la cual está expresamente prohibida en la ley, que la define como fraude laboral del patrono del sector público y el privado.

La semana pasada, Servando Carbone, coordinador de la Unete y de la Federación Nacional de Trabajadores del Sector Público, advirtió la intención del Ejecutivo de rescindir los contratos a 300.000 empleados.

“Estos trabajadores han permanecido años en esa condición con la promesa del patrono Estado de que en cualquier momento pasarán a fijos”, dijo Carbone. La nómina fija del sector público asciende a 2,8 millones de personas.

Según el directivo de Fentrasep, el gobierno alega la necesidad de reducir el gasto en el sector público mediante la salida del personal contratado en lugar de aplicar los recortes presupuestarios en la compra de armamento.

DolarToday y El Nacional

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: