trump_toyota

(06/01/2017) Aun no ha llegado a la presidencia y ya está dando mucho de qué hablar. En estos días ha tenido enfrentamientos directos con las empresas automotrices Toyota, Ford y General Motors obligándolas a que construyan automóviles en los Estados Unidos eb lugar de hacerlo en otros países.

Este nuevo líder mesiánico con el cual tendrán que lidiar principalmente países desarrollados, parece querer levantar la economía de los Estados Unidos en base a amenazas que deberán enfrentar países como Japón y también empresas de EE.UU como Ford y General Motors.

Caso Toyota

Según han reportado muchos medios de comunicación, el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó este jueves a Toyota con la imposición de aranceles si el fabricante japonés construye una nueva planta de montaje de vehículos en México.

“Toyota Motor dice que construirá una nueva planta en Baja, México, para producir automóviles Corolla para los EEUU ¡De ninguna manera! Construya la planta en EEUU o pague un gran arancel aduanero”, escribió Trump en su cuenta de Twitter.

De momento se sabe que el Gobierno japonés mostró hoy su apoyo a Toyota Motor y la creación de empleo del fabricante en EE.UU. después de que el presidente electo Donald Trump amenazase con imponerle aranceles aduaneros si sigue adelante con su nueva planta en México.

“Toyota ha estado intentando ser un buen ciudadano corporativo para los Estados Unidos”, dijo el ministro portavoz del Ejecutivo, Yoshihide Suga, en declaraciones de la agencia de noticias Kyodo. “Es una cuestión de una empresa privada, pero el Gobierno está dispuesto a apoyarla”, sentenció el titular de Economía.

Pero la planta que está instalando Toyota en México no es un proyecto nuevo. La empresa nipona había anunciado en abril de 2015 su intención de invertir 1.000 millones de dólares en México para construir una nueva planta que montaría la berlina Corolla.

Caso Ford

La empresa transnacional Ford ya sucumbió a las amenazas de Trump y decidió cancelar un proyecto que representaba una inversión de 1.600 millones de dólares para una nueva planta automotriz en México. La retirada de esta empresa anunciada esta semana hizo que el peso mexicano se hundiera a mínimos históricos esta misma semana.

La amenaza de Trump contra la Ford fue castigarla con un arancel del 35 % en aquellos vehículos que produce en México si construía en ese país una nueva planta para producir el Ford Focus para Norteamérica.

Pero Ford también dijo que mantendrá la producción del Focus en México, en las instalaciones que tiene en la actualidad en la localidad de Hermosillo.

Caso General Motors

El martes pasado, Trump también amenazó a General Motors (GM) con aranceles si mantiene la producción del Chevrolet Cruze Hatch en México y los exporta a Estados Unidos.

General Motors ha justificado sus decisiones de inversión pero no satisfacen a Trump y están en un punto de quiebre.

Trump y los Tratados de Libre Comercio

Esta postura de Trump parece ir en contra de la larga tradición de EE.EE. de firmar tratados de libre comercio con varios países que incluyen entre otros Tratados de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN, también denomino NAFTA vigente desde 1994, El Acuerdo de Libre Comercio entre EEUU y Omán (2009),  El Acuerdo de Libre Comercio entre EEUU y Perú (2009),  El Acuerdo de Libre Comercio entre EEUU y Corea del Sur (2007),  El Acuerdo de Libre Comercio entre EEUU y Panamá (2007),  El Acuerdo de Libre Comercio entre EEUU y Chile (2004) y muchos más.

De momento se sabe que Trump prometió, renegociar el NAFTA – el acuerdo de libre comercio con México y Canadá. Antes de lanzar su mensaje contra General Motors, el presidente electo anunció que va a nominar a Robert Lighthizer como representante de Comercio. Será la persona clave a la hora de dar forma a su agenda proteccionista.

Con información de Agencias

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: