papafrancisco_vzla

(09/01/2017) Aunque hace unos días se filtró a los medios la versión de que el Papa invitaba a sus feligreses a luchar contra la dictadura en Venezuela, sin embargo este lunes  se supo que El papa Francisco abogó nuevamente por el dialogo con el régimen de Maduro a pesar de que éste nunca tomó en serio ninguno de los acuerdos alcanzados en la mesa de negociación.

Cabría preguntarse si el llamado del papa Francisco podría cambiar el sentido de la asamblea extraordinaria del día de hoy convocada por el Legislativo, que versará sobre el ejercicio constitucional del cargo del presidente de la República por parte de Maduro que conduciría  a declarar “abandono del cargo” por incumplir sus funciones constitucionales en medio de una severa crisis política y económica.

En todo caso, el papa ha defendido nuevamente “los caminos de diálogo” y “gestos valientes” en Venezuela para que “las consecuencias de la crisis política, social y económica” dejen de pesar “sobre la población civil”.

Tales declaraciones la dio en un encuentro en el Vaticano con miembros del cuerpo diplomático, donde el pontífice pronunció un discurso centrado en la seguridad y la paz en el que habló de terrorismo, inmigración, trata de personas, conflictos en Oriente Medio o tensiones en Europa.

En esta línea, pidió que también en Venezuela el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición apuesten por el diálogo y busquen la paz.

“Este planteamiento busca fomentar la confianza mutua, mantener caminos de diálogo y hacer hincapié en la necesidad de gestos valientes, que son muy urgentes también en la vecina Venezuela, donde las consecuencias de la crisis política, social y económica están pesando desde hace tiempo sobre la población civil

En su larga disertación, dedicada a “la seguridad y la paz”, Francisco, que en marzo cumple 4 años en el trono de Pedro, denunció el “terrorismo de matriz fundamentalista, que produjo numerosas víctimas en todo el mundo” y abusa del nombre de Dios para diseminar la muerte.

“Me refiero en particular al terrorismo de matriz fundamentalista, que en el año pasado ha segado la vida de numerosas víctimas en todo el mundo: en Afganistán, Bangladesh, Bélgica, Burkina Faso, Egipto, Francia, Alemania, Jordania, Irak, Nigeria, Pakistán, Estados Unidos de América, Túnez y Turquía”, dijo.

“Son gestos viles, que usan a los niños para asesinar, como en Nigeria; toman como objetivo a quien reza, como en la Catedral copta de El Cairo, a quien viaja o trabaja, como en Bruselas, a quien pasea por las calles de la ciudad, como en Niza o en Berlín, o sencillamente celebra la llegada del año nuevo, como en Estambul”, prosiguió.

“Se trata de una locura homicida que usa el nombre de Dios para sembrar muerte, intentando afirmar una voluntad de dominio y de poder. Hago por tanto un llamamiento a todas las autoridades religiosas para que unidos reafirmen con fuerza que nunca se puede matar en nombre de Dios”, clamó.

“El terrorismo fundamentalistas es fruto de una grave miseria espiritual”, advirtió.

“La paz, sin embargo, se conquista con la solidaridad. De ella brota la voluntad de diálogo y de colaboración, del que la diplomacia es un instrumento fundamental”, aseguró.

Con información de agencias

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: