walter_marquez

(09/01/2017) El historiador Walter Márquez hace un periplo histórico para justificar la posición política en la que compromete a los  católicos llaman a erradicar la tiranía. Afirma el historiador que los cristianos, inspirados en el evangelio, y también en los padres de la patria, debemos rebelarnos contra la tiranía de Nicolás Maduro, ante la profunda crisis que atraviesa el país y el deterioro de la calidad de vida de los venezolano.

“Es importante recordar que en los inicios de la República, en el proceso de Independencia de 1811, surgió la teología de la emancipación, de la libertad, desarrollada especialmente por Juan Germán Roscio quien era doctor en Derecho Canónico y doctor en Derecho Civil, además fue diputado del pueblo el 19 de abril de 1810, primer canciller de la República, presidente del Congreso en 1811, diputado a ese congreso y fue corredactor del Acta de la Independencia y la Constitución Federal de 1811, vicepresidente de Venezuela y de la Gran Colombia, y también director del Correo del Orinoco y presidente del Congreso de Angostura de 1819″, indicó Márquez, según una nota de prensa.

En este sentido, manifestó que Roscio libró una gran batalla teológica, en la que resaltó el papel revolucionario del cristianismo frente a la opresión y en la sesión del 3 de julio de 1811, en pleno debate para la declaración de la independencia que fue el 5 de Julio de 1811, dijo lo siguiente al referirse a los gobernantes: “Los reyes no tienen derechos ni privilegios divinos, y está al arbitrio de los pueblos removerlos y arrojarlos cuando les convenga”, y luego con un sentido moderno desarrolla el principio de la revocabilidad de los gobernantes al afirmar que “el derecho que tienen los pueblos para quitar, alterar o reformar el gobierno establecido cuando así lo exige la salud pública y el convencimiento de ser establecido para servir y no para dominar a los hombres; para hacerlos felices, no para batirlos; para conservar sus vida, su libertad y sus propiedades, no para oprimirlos y sustraerles sus fueros sagrados e imprescriptibles”.

Subrayó: “Es importante resaltar que Roscio desarrolló una primera etapa de esa visión teológica de la libertad en un documento llamado el ‘Patriotismo de Nirgua’ en 1811 y luego que cayó preso en la pérdida de la Primera República entre 1812 y 1815, cuando estuvo detenido en Ceuta, al norte de África, escribió el ‘Triunfo de la Libertad sobre el Despotismo’, la cual fue publicada en 1817 en Filadelfia, Estados Unidos, y se apoyó en las Sagradas Escrituras, y en los padres de la iglesia, especialmente en San Agustín y Santo Tomás, para afirmar el derecho a la emancipación, la libertad y a la rebelión frente a la tiranía y el despotismo”.

Relacionados  No haber colocado como prioridad la libertad explica el desastre de la oposición

El historiador también recordó el Himno Nacional de Venezuela, que en una de sus estrofas indica: “… y si el despotismo levanta la voz, seguid el ejemplo que Caracas dio”, “el ejemplo que Caracas dio el 19 de abril de 1810 fue derrocar al representante de la tiranía y el despotismo, Vicente Emparan”.

Indicó que “debemos señalar que la teología de la libertad es contraria a la teología de la sumisión y la opresión. Tanto los líderes bíblicos como Cristo son una inspiración en estos momentos en que Venezuela está viviendo momentos de opresión y tiranía. Debemos recordar también el caso del predicador norteamericano Martin Luther King que se inspiró en el cristianismo para librar las luchas en defensa de los derechos civiles de las minorías afroamericanas marginadas”.

En ese orden de ideas, también citó el caso del Mahatma Gandhi que se inspiró en el Bhagavad-guitá, texto sagrado hinduista, y en el evangelio cristiano del sermón de la montaña para luchar por la independencia de la India, y recientemente el Cardenal venezolano José Urosa Sabino instó a comienzos de año a los sacerdotes católicos a animar a los venezolanos a no dejarse intimidar y a erradicar la tiranía por la vía pacífica y democrática.

“El mismo planteamiento lo hizo el padre jesuita Luis Ugalde, quien resaltó el derecho a la rebelión y a la desobediencia civil contra la opresión, ‘a la justa rebelión frente a los gobiernos tiránicos’, basado en una doctrina católica milenaria y un derecho humano fundamental, para lo cual él también desarrolló el pensamiento teológico de la libertad de nuestro prócer de la independencia Juan Germán Roscio”.

Ante el grave deterioro de la situación venezolana, Márquez planteó que “todos los creyentes de cualquier credo o religión, bien sean católicos o cristianos, o de cualquier corriente espiritual debemos unirnos en ayuno y oración, y rebelarnos contra el régimen tiránico y despótico de Nicolás Maduro, llamando a una desobediencia civil en base al artículos de la Constitución de la República 1, 2, 3 y 5 que garantizan la soberanía popular y la democracia, el 132 que establece la obligación de la defensa de los derechos humanos, el 333 de la restitución de la Constitución y del estado de derecho, y el 350, que nos obliga a la desobediencia ante los regímenes que violan los derechos humanos y las garantías constitucionales de los venezolanos”.

El historiador finalmente señaló que “esta es una lucha del bien contra el mal, de la luz contra las tinieblas, y todos tenemos que unirnos para que 2017 sea el año de la libertad y la restitución de la democracia y la restauración de Venezuela”.

Diario de Los Andes

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: