pasaportes-saime

(05/02/2017) Desde inicios del año 2016 comenzaron las reiteradas denuncias contra el SAIME debido al exagerado retraso en la entrega de pasaportes y también por la presunta corrupción interna de funcionarios que aplicaban la operación morrocoy para terminar cobrando altas sumas de dinero por la entrega del ansiado documento. Pero según publica El Nacional tal vez vienen buenas noticias para aquellos que tienen más de 7 meses esperando.

El viernes en la mañana funcionarios del Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería en la sede de San Bernardino estaban entregando pasaportes a personas que hicieron el trámite en diciembre, como parte del comienzo de una regularización en la entrega del documento. Solo esa oficina, de las 204 que hay en el país, estaba dando el documento.

En la cola algunos usuarios aseguraban que en un mes obtuvieron el pasaporte que antes se entregaba en cinco días. Otros vociferaban, al ver cámaras de televisión grabando, que era una estrategia política porque tenían familiares que desde noviembre lo solicitaron y aún no les notificaban que podían retirarlo. La promesa de los funcionarios es que de manera paulatina comenzarán a reducir los tiempos de entrega  porque “la comisión presidencial que acudió a Alemania (donde se obtiene el material) hace dos semanas tuvo buenos resultados”.

Aseguran que en marzo solo tardarán 15 días en entregar el documento.
La información sobre cuántas personas esperan la impresión de pasaporte para poder viajar sigue rodeada de hermetismo. Los funcionarios solo admiten que actualmente se dan 15.000 citas al día para ese trámite de las 50.000 que atienden por otros documentos, por lo cual se calcula que 1.350.000 solicitudes están en cola y en la espera de que se le entregue el documento debido a que el problema comenzó el último trimestre de 2016.

Rencillas entre directores y ex directores del SAIME

El director del Saime, Juan Carlos Dugarte, no ha otorgado entrevistas, pero escribió en su cuenta en la red social Twitter que durante 2016 se puso a la orden del Ministerio Público a 144 personas por presunta corrupción, de las cuales 120 eran funcionarios de la institución y otros 24 eran gestores. El personal del organismo asegura que están a la orden de la Fiscalía, pero no precisan si en efecto están detenidas.

Mientras, el ex director del Saime entre 2012 y 2015, Dante Rivas, también escribió en la misma red social: “Dato importante, cuando el Saime acabó con la corrupción no fue cuando metió a más gestores presos, fue cuando facilitó más los trámites” y luego reiteró por la misma vía: “Meter preso a los gestores quizás contribuya a ser más popular a los políticos, pero no ayuda a ser más eficientes las instituciones”.
Mientras ocurre ese contrapunteo, fuentes del organismo que depende del Ministerio de Interior, Justicia y Paz aseguran que la demora en la entrega del documento se debe a la mala planificación de la gestión pasada en la importación del policarbonato desde Alemania.

Dugarte regresó al Saime en abril de 2016 cuando su predecesora Anabel Cristina Jiménez salió del organismo tras solo 8 meses de gestión para participar en las elecciones legislativas del 6 de diciembre. Cuando Dugarte asumió de nuevo el cargo admitió los retrasos, pero aclaró que eran consecuencia de la falta de papel y atribuyó la falla a una alta demanda de los usuarios que buscaban utilizar los dólares de Cadivi. Desde entonces el retraso en la entrega de papel se ha hecho mas critica.

En 2013, cuando hubo la primera falla de material, El Nacional publicó que el Saime solicitó a la Casa de la Moneda 1,3 millones de libretas, pero el ente encargado de la elaboración del material hizo un pedido de la mitad de esa cifra a la imprenta alemana Bundesdruckerei, con la que Venezuela firmó el contrato para el pasaporte electrónico, de acuerdo con fuentes cercanas a la negociación que declararon en ese momento.

El director del organismo también expresó por la red social que 500.000 pasaportes están en bóvedas porque los solicitantes no los han reclamado y vencen este año; también escribió que de los últimos 2 millones de pasaportes emitidos solo 400.000 venezolanos viajaron.
Desde noviembre de 2014 el artículo 38 de la Ley Orgánica de Identificación establece que pasados 30 días hábiles de la notificación de la emisión del documento se deberá pagar 8 unidades tributarias por cada mes que transcurra sin que el usuario retire el documento por concepto de resguardo y custodia de la libreta.

Con información de El Nacional

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: