casas-de-cambio-vielmamora

(18/02/2017) En los estados Táchira y Zulia, hace un poco más de un mes se habilitaron ciertas casas de cambio para llevar a cabo operaciones de compra y venta de pesos colombianos, bajo la premisa de “recuperar” el valor del bolívar. Hoy, la realidad no podría ser más diferente, la proporción de bolívar por peso se establece en 0,79 centavos, un panorama muy distinto a los 0,90 con los que iniciaron los procedimientos.

El gobernador del Táchira, José Vielma Mora, había declarado que en un mes habían sido atendidas 9.347 personas naturales y se habían hecho operaciones por 7,9 millardos de pesos, lo que equivale a más de 2 millones de dólares.  Añadió que se estaba evaluando permitir a las personas jurídicas solicitar divisas para importar únicamente alimentos y productos de higiene personal.

Cuatro pesos por bolívar era para el el gobernador Vielma la tasa mágica que acabaría con el supuesto ataque a la moneda nacional. Pero sólo fueron habilitadas siete entidades de cambio (tres en Táchira y cuatro en Zulia). Con tan pocos puntos activos era de suponer que no se podría atender la demanda que se generaría con un tipo de cambio anclado y que permitiría luego cruzar la frontera para hacerse de los ansiados dólares que podrían ser cambiados en Venezuela en el mercado negro.

A un mes de haber iniciado, el mecanismo no ha sido perfeccionado. Exceso de comisiones, retrasos en el procedimiento y los varios traslados a Colombia han sido problemas para quienes buscan proteger parte de su patrimonio ante una voraz inflación con su consecuente efecto en la pérdida del poder adquisitivo.

El gobierno generó expectativas con esta medida y mucha gente creyó que el bolívar se revalorizaría. “Durante todo ese tiempo de espera la gente no compró dólares y como se dio cuenta que la venta de pesos en las casas de cambio no funcionó volvieron a salir al mercado a buscar dólares”

Pero se quedaron sin pesos colombianos

Aldo Contreras, economista y profesor de la Universidad Católica del Táchira, afirmó a El Nacional que las casas de cambio no han tenido un efecto positivo en la frontera colombo-venezolana, pues no han logrado que repunte la cotización del bolívar. Refirió que a la elevada liquidez monetaria, el descenso de las reservas internacionales y  la expectativa negativa ante la poca oferta de pesos por parte de Venezuela hacen que el bolívar siga cayendo.

Agregó que la demanda de pesos  ha aumentado debido a la escasez de alimentos, que llega a 65%, y de artículos de aseo personal, pañales y leche maternizada que se sitúa en 85%.

“Una demanda infinita de pesos en la frontera contra una oferta muy reducida de las casas de cambio venezolanas hace que el valor del bolívar se deprecie más”, afirmó Contreras.

El economista advirtió  que si no hay una oferta de la divisa colombiana que cubra la demanda y no se levanta el control cambiario, las casas de cambio no tendrán futuro en Venezuela.

Con información de El Nacional y Dolar Today

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: