demonio-habla-a-un-hombre

(06/03/2017) Luego de mucho trajinar por el mundo para explicar lo que sucede en nuestro país, y de repetir decenas de veces ¿Quiénes son?, ¿Qué han hecho? y de que podrían ser culpables ante la Justicia Internacional, no puedo dejar de preguntarme una y otra vez porque se insiste tanto desde distintas sillas del Poder en el mundo en carear a quienes luchan por la democracia y la libertad en nuestro país con gánster que no solo han demostrado ser capaces de matarlos, torturarlos y encarcelarlos, sino que además, se sienten en a sus anchas de repetirlo, sin el menor apropio posible.

El Vaticano, los ex presidentes encabezados por Zapatero, el designado por el Departamento de Estado, la canciller de Colombia, la canciller de Argentina, el Canciller de España y otros cuyos nombres se me escapan ( a quienes en lo adelante denominaré Zapatero y su combo) todavía andan abogando por el falso diálogo que les ha vendido la dictadura de Nicolás Maduro, para darse tiempo en la planificación de su vil plan del continuismo, arrasando con la mayoría de los partidos políticos, encarcelando o amaneando a sus voceros, prohibiendo la salida del país de parlamentarios, empadronando a la población hambrienta en su nueva trampa CLAP para sumarlos al partido de gobierno y tenerlos fichados, armando a la población civil a las que llama reserva, y designando a sus más peligrosas fichas como jefes del comando de la represión denominado “comando anti golpe”.

Zapatero y su combo tratan de convencer a los líderes de la oposición de que tienen que sentarse en las fulanas mesas a conversar con quien por ejemplo acaba de ser acusado por el Departamento de Estado norteamericano de mantener presuntos vínculos con el narcotráfico, o con quienes encabezan las listas de cadena de mando por violaciones de DDHH y crímenes de lesa humanidad en la justicia internacional. Es decir, mientras en otros países impulsan diálogos para combatir de alguna manera a grupos insurgentes y narcotraficantes, en Venezuela, los pro-dialogantes, promueven a la Narcodictadura que nos gobierna, y además pretenden que la oposición democrática se siente y se olvide de quienes son y que han hecho.

Quisiera decirle a todos los pro-dialogantes en el mundo, que para cualquier venezolano decente es irracional sentarse en la mesa con el diablo. ¡Y me quedo corta!

¿Sentarse a negociar derechos con quienes por acción u omisión son culpables del asesinato de nuestros jóvenes, de la tortura y tratos crueles cometidos contra cientos de compatriotas? ¿Sentarse a negociar derechos con quien mantiene a más de un centenar de presos políticos? ¿Sentarse a negociar derechos con quienes permiten que nuestros compatriotas mueran por hambre, por falta de medicinas, por infecciones, por enfermedades que habían sido erradicadas y que han vuelto por negligencia gubernamental?

Relacionados  Lectura Recomendada: ATANDO CABOS por Fernando Mires

¿Sentarse a dialogar con quienes han anulado la voz del pueblo, desconociendo a la Asamblea Nacional, con quienes utilizan el sistema judicial y el Tribunal Supremo de Justicia para intimidar, perseguir y encarcelar o quienes usan a la Fuerza Armada Nacional y organismos de seguridad para acorralar a la población civil, vigilarla y atemorizarla?

¿Sentarse a dialogar con quien mantiene los índices de impunidad en un 99% provocando que un venezolano muera cada 20 minutos victima de la violencia, situación que fue provocada por ellos mismos cuando permitieron que grupos irregulares se armaran y además anunciando que seguirán armando a quienes los siguen?

¿Sentarse a negociar DERECHOS?

Esto, señores pro-dialogo, es irracional, indecente y degradante.

Los pro dialogantes del mundo saben que Nicolás no quiere Dialogar. Ninguno es un lerdo ni un bebé de pecho. Ellos saben que Nicolás solo quiere mantener a la comunidad internacional expectante y en suspenso, mientras termina de consolidar su tiranía, entre trampas y artilugios. ¿Me pregunto hasta donde están dispuestos a acompañarlo y seguir siendo cómplice de lo que sucede en nuestro país? Porque quiero que sepan que lo están haciendo a costa de la vida de los venezolanos, de su salud física y mental, de su libertad. Me pregunto si seguirán por el mismo camino interminable y agotador, para trancarle el paso a acciones verdaderas y contundentes, que si generarían cambios pronto, como la aplicación de la Carta Democrática Interamericana y las acciones que propone el secretario general de la OEA Luis Almagro, las acciones de bloqueo temporal internacional que se han propuesto para forzarlos a ponerle fecha a las elecciones presidenciales, entre otras.

El combo de dialogantes parecieran recitar al unísono – con el perdón de Rubén Darío-: “Zapatero esta triste, que tendrá Zapatero, sus suspiros se escapan de su boca fruncida, que ha perdido la risa, que ha perdido el color”…y por eso lo siguen aunque no tenga razón…

Por Tamara Sujú Roa en Noticiero Digital

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: