pgv_fosa_comun

(17/03/2017) Ante el hallazgo de los cadáveres en una fosa común en la Penitenciaría General de Venezuela, en San Juan de los Morros, el pasado 9 de marzo, que hasta el lunes sumaban 14 osamentas, el movimiento Amnistía Internacional hizo una declaración pública en la que expresa que este atroz descubrimiento es un completo desprecio por la vida humana y la rendición de cuentas.

“Este horrible hallazgo pone de manifiesto la necesidad de que todas las autoridades implicadas en el funcionamiento del sistema penitenciario venezolano emprendan acciones enérgicas para hacer frente a la crisis carcelaria que vive Venezuela, y para que estos delitos no vuelvan a repetirse en ningún recinto del país”, señala.

Si bien Amnistía Internacional reconoce los esfuerzos iniciales en la investigación abierta por el Ministerio Público en este caso, le hizo un recordatorio al gobierno de Nicolás Maduro para que proteja todas las pruebas y ponga todos sus esfuerzos en realizar la pronta identificación de los restos y la búsqueda de justicia.

AI indicó que según organizaciones que trabajan en el área penitenciaria, la población reclusa supera en 190%, al menos, la capacidad máxima de los centros penitenciarios. El hacinamiento, la insalubridad, la falta de agua potable y comida son preocupantes.

“El gobierno debe combatir la proliferación de armas de fuego en los recintos y asegurar el debido entrenamiento del personal encargado de mantener el orden”, indica el documento.

El Nacional

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: